La hostelería cree que el cierre de interiores irá más allá de 14 días

El presidente de Hotuse, Jesús Castellanos, considera que el sector está “más alterado que nunca”

Bares Cierre Interior Coronavirus KAM7391
Los establecimientos de El Espinar, Segovia y Riaza tuvieron ayer que cerrar sus interiores al público.

Los bares, restaurantes y salas de juego tuvieron este martes que volver a cerrar el interior de los establecimientos ante las nuevas ‘medidas excepcionales’ decretadas por la Junta que afectan a municipios con una gran incidencia.

Este se trata del enésimo cambio normativo que sufre la hostelería en el último año, una inestabilidad que ha acompañado al sector desde que el coronavirus entró en la vida de todos.

Las nuevas limitaciones, vigentes desde este martes, han venido a complicar la vida nuevamente a los negocios hosteleros de Segovia, El Espinar y Riaza, únicos municipios de la provincia que han de incorporar las medidas restrictivas.

En esta ocasión, los negocios podrán mantener abierta las terrazas, posibilidad que no ofrece ningún consuelo para los establecimientos que no pueden disponen de este servicio o, como los grandes restaurantes, los que están enfocados en el consumo de interior.

“No tendría que volver a pasar, pero ha pasado”

“No tendría que volver a pasar, pero ha pasado”, señalaba el presidente de Hotuse, Jesús Castellanos, mientras recordaba la poca empatía que la Junta está mostrando con todas las familias ligadas a la hostelería que desde hace más de un año sufren una situación “insostenible”.

Castellanos indicó que ve al sector “muy crispado”, hasta el punto de creer que “la gente está más alterada que nunca”. En este sentido, el presidente de la asociación hostelera comprende este enorme malestar, ya que muchos empresarios del sector se encuentran “agotados y arruinados” tras “muchos meses sin trabajar”.

“No va a ser solo 14 días, salvo milagro”

Sobre el tiempo que permanecerán vigentes las restricciones en el interior de la hostelería, Castellanos se muestra muy poco optimista al respecto, ya que ante la actual tasa de incidencia de las tres localidades cerradas ve difícil que la situación se revierta en tan solo dos semanas. “No va a ser solo 14 días, salvo milagro”, sentenció.

Ante estas incógnitas, el sector reclama “ayudas” que palíen la situación, a la vez que pide a los políticos “hacer su trabajo” a la hora de afrontar la construcción del nuevo hospital que necesita Segovia.

Sobre las palabras del vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, que señalaban que las restricciones no afectarían a gimnasios e instalaciones deportivas dado que son frecuentadas por gente joven, Castellanos replicó con sarcasmo “que a la hostelería solo acude gente moribunda con goteo”. “No se nos está dando una oportunidad, nadie querría estar en una situación como la nuestra”, sentenció.

“No se nos está dando una oportunidad, nadie querría estar en una situación como la nuestra”

Por último, el hostelero quiso destacar que le “parece maravilloso que los gimnasios permanezcan abiertos”, ya que su reivindicación se centra en que “todos” puedan abrir.

Las nuevas medidas obedecen al acuerdo cerrado en el Consejo Interterritorial que establecía el cierre del interior de los establecimientos de hostelería y de las casas de apuestas en aquellas localidades donde el índice supere los 150 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

En concreto, en Burgos se prohibirá la apertura del interior de establecimientos en Burgos capital, Miranda de Ebro, Medina de Pomar y Briviesca; en Palencia también en la capital, en Aguilar de Campoo, en Villamuriel de Cerrato, Cervera de Pisuerga, Venta de Baños; dos leoneses, Villablino y La Pola de Gordón; en Salamanca en Carbajosa de la Sagrada, en Santa Marta de Tormes y Villamayor; en Segovia en la capital, Riaza y en El Espinar; en Valladolid capital y Tudela de Duero y, por último, en Soria capital y El Burgo de Osma.

En principio estas restricciones sólo se iban a adoptar en municipios mayores de 5.000 habitantes, pero el alto número de casos registrados en Riaza, Cervera de Pisuerga y La Pola de Gordón ha llevado a la Junta a incluirlos en el listado dada la mala evolución en la incidencia del virus detectada en estas localidades.