Terrazas de la Plaza Mayor de Segovia el pasado lunes al mediodía. / Nerea Llorente

“El puente está siendo un desastre”. El presidente de Hotuse, Jesús Castellanos, no se anda con medias tintas y afirma que este de la Constitución y de la Inmaculada 2020 puede ser “el peor puente en muchos años” porque se han dado todos los condicionantes negativos que han sumado a la ya de por sí situación delicada por la crisis sanitaria de la Covid-19. A las restricciones de movilidad, especialmente con la Comunidad de Madrid, pero también con Valladolid, Burgos y otras provincias y Comunidades Autónomas, se ha sumado en esta ocasión el frío intenso, la lluvia en algunos momentos y la previsión de nevadas en las carreteras de la provincia.

Las expectativas no eran buenas, añade Castellanos, que indica que las autoridades autonómicas no han movido un dedo para conseguir la movilidad entre Madrid y Segovia, con mejores indicadores sanitarios que otras provincias, y el resultado ha sido todavía peor, según el responsable de la agrupación de hosteleros segovianos.

Comenta, por otro lado, que esas expectativas han motivado que entre el 50% y el 60% de las plantillas de la mayor parte de empresas de hostelería soporten todavía un expediente de regulación de empleo porque el sector no puede trabajar “con el handicap de no contar con el mercado de Madrid”, con esas 15.000 ó 20.000 personas que se han movido en años anteriores desde la Comunidad vecina hasta Segovia.

Afirma Castellanos que, al contrario de lo que ocurre aquí, el sector de la hostelería de Madrid está trabajando “casi al 100%” y, en el ámbito del turismo de ocio y del turismo rural, llama la atención sobre el alto grado de ocupación de los alojamientos rurales en la vertiente madrileña de la Sierra de Guadarrama, en torno al 85%, comparado con un escaso 15% de ocupación en los de la provincia. “Visto así parece que unos son de 1ª y otros somos de 2ª categoría para algunos políticos”, apunta.

Segovianos

Si tiene que quedarse con algo positivo, destaca claramente el apoyo de los segovianos a la hostelería local porque, aunque insuficiente para los negocios sobre todo del centro histórico, “tenemos que agradecer mucho su confianza”.

Muy difícil es la situación de algunos restaurantes especializados en servir a turistas los platos de la gastronomía segoviana, como cochinillo o cordero asados y, sobre todo, en la actividad hotelera, donde los ERTE alcanzan al 90% de las plantillas.

Precisamente, la buena evolución de la situación sanitaria en Segovia, en relación con otras provincias de Castilla y León y, en consecuencia, el confinamiento perimetral con Valladolid y Burgos, por ejemplo, provocó que las reservas, que apuntaban casi a un 40% de ocupación el fin de semana anterior al puente, se cancelasen casi en su totalidad.

En un establecimiento de la Plaza Mayor explicaban el lunes a las 13,30 horas que “dentro de lo malo, hay que reconocer la valentía de algunos clientes que se atreven a estar en la terraza con este frío”. Eso sí, con nula o muy escasa animación hasta “la hora del vermut”.

En ese mismo establecimiento, una pareja, Sergio y Covadonga, que se había desplazado desde Ayllón a pasar el día en la capital de la provincia, contaban que en esa bonita villa del Nordeste el turismo prácticamente ha desaparecido este año.

Eso a pesar de que en la comarca hay gente como Covadonga, que es de la zona pero residía en Madrid y ha decidido “pasar la pandemia en Ayllón porque es más tranquilo y seguro”.

El objetivo de su visita, decían, era conocer con más detalle monumentos “que hemos visto muchas veces pero nunca nos habíamos parado a saber más, como el Acueducto o el Alcázar. Hemos encontrado cosas que nos han sorprendido”, aseguraba Sergio.

Alcázar

Precisamente fuentes del Alcázar informaban ayer de las cifras de visitantes durante el puente, hasta el lunes 7, que confirman la drástica caída del turismo en la capital, ya que esta fortaleza museo es considerada por los responsables de turismo de la capital como el mejor termómetro de los flujos de visitantes.

En este sentido, el mejor dato de este puente de la Constitución y de la Inmaculada, los 167 visitantes del lunes 7, contrasta con la mejor cifra del mismo periodo de 2019, cuando casi se alcanzaron los 4.000, entonces el sábado 7.

En conjunto, el año pasado en este puente el Alcázar recibió más de 12.800 visitantes y, a falta de los datos de ayer martes, en este apenas han alcanzado, si llega, el medio millar.

El Patronato del Alcázar prevé que en todo diciembre el número de visitantes se sitúe por debajo de 1.200 visitas, cuando el mismo mes de 2019, un mes y un año de récord, se superaron los 50.400.

En la Feria de Artesanía, Pepa de Castro, una de las artesanas llegadas desde la vecina provincia de Ávila, parecía algo animada al mediodía del día 7, “porque hoy se está pasando más gente por la feria pero hay que admitir que las ventas están mal, no se puede ni comparar con el año pasado, por ejemplo. Se nota que no hay turismo y que la situación económica de muchas familias no es buena y la artesanía no es un producto de primera necesidad. Nos queda el reducto de los que provechan para regalos de Navidad. También hay gente muy solidaria; un compañero, otro artesano, me ha contado que una señora le ha dicho: no necesito el cacharro pero te lo voy a comprar por colaborar un poquito”.

La hostelería califica de “desastre” el resultado del puente festivo
Participantes en la visita guiada sobre el Acueducto, el día 7. / Nerea Llorente

Visitas guiadas

En el Centro de Recepción de Visitantes del Azoguejo, que gestiona la Empresa Municipal de Turismo, han comentado que hasta hoy miércoles no habrá datos definitivo pero han indicado que el programa de visitas guiadas específico para el puente, pensadas prácticamente en su totalidad para segovianos de la capital y provincia, ha obtenido una buena respuesta y prácticamente se han cubierto todas las plazas, aunque hay que tener en cuenta que el número de participantes se limita a cinco, más el guía para ajustarse a la normativa de lucha contra el coronavirus que fijan las autoridades sanitarias.

En total han sido quince visitas tematizadas exclusivas entre el 4 y el 8 de diciembre, coincidiendo, además, con el 35º aniversario de la inscripción de la Ciudad Vieja de Segovia y su Acueducto en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Ayer martes estaban previstas las últimas de una campaña que ha tenido por lema ‘Y tú, ¿cuánto conoces de Segovia? Segovia como nunca la has visto’. Fueron ‘Segovia de cine’, que ya tuvo otro pase el lunes; ‘Segovia Botánica: Jardines de la muralla norte’, con dos pases a las 11 y a las 13 horas; ‘Segovia devota: La Virgen de la Fuencisla’, a las 10,30 y a las 12,30 horas, y la visita teatralizada ‘Crónica Oculta de la Guerra de las Comunidades’, que se ha celebrado todos los días del puente a las 18,30 horas y ha atraído incluso a algunos de los pocos visitantes de otras provincias.