Publicidad

No todo son alegrías al avanzar en las fases de la desescalada. En sectores como la hostelería –clave para el sostenimiento económico de la provincia- la posibilidad que permite la recién estrenada fase 1 de abrir al público  las terrazas de bares y restaurantes al 50 por ciento de su aforo es un regalo envenenado para muchos negocios hosteleros que deberán hacer muchos números para saber si es viable la apertura o conviene esperar al menos 15 días para avanzar a la fase 2, que permite el consumo en el interior de los establecimientos hasta el 40% del aforo.

En esta disyuntiva están los empresarios  segovianos del sector, que a través de la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS) tratan de resolver las dudas e incertidumbre que genera una situación atípica como la generada por la pandemia del covid-19 y que pone en serio riesgo la viabilidad de gran número de negocios.

Francisco Javier García Crespo, gerente de la AIHS, señala que en los últimos días están atendiendo decenas de consultas sobre lo que la normativa permite o no hacer, a lo que hay que añadir la decisión del Gobierno de autorizar la apertura de los bares y restaurantes con arreglo a la fase 2 en los municipios con una población inferior a 10.000 habitantes.

Esta última medida ha causado en el sector “una gran sorpresa”, en palabras de García Crespo, que aseguró que ha añadido “más descontrol” al existente en el sector;  por lo que aseguró que muchos establecimientos no abrirán sus puertas a partir del próximo lunes.

“La gente no está por la labor de abrir –explicó-, estas primeras fases no permiten la movilidad entre provincias y el público está muy limitado, sobre todo en negocios que tienen un gran número de clientes procedentes de provincias limítrofes. Así, a los establecimientos más grandes se les complica un poco la cosa, pero en el caso de los negocios en pueblos o en la capital de una dimensión más pequeña, pueden pensar de otra forma, ya que la clientela puede concentrarse en barrios y puede resultar medianamente rentable”.

Desde la AIHS, la recomendación es “prudencia y paciencia”, según señaló García Crespo, que aseguró que deben ser los propios empresarios quienes determinen los pros y los contras de abrir sus negocios, ya que “una vez abiertos, ya no hay vuelta atrás”. “Creo que no hay que acelerarse y  hay que tener paciencia –aseguró- sobre todo en este tiempo donde el empresario está superconfundido con una sucesión de normas que cambian un día tras otro, y que generan más incertidumbre que confianza”.

En este sentido, suscribe la petición de Hostelería de España, organización que representa a cerca de 300.000 empresas del sector en toda España, donde solicita que se modifiquen las condiciones de apertura de la hostelería para las fases 1 y 2 en lo que se refiere al criterio del aforo, ya que tal y como asegura esta organización “fijar el porcentaje de aforo máximo es un error, puesto que el resto de países europeos no lo está haciendo, sino que está marcando la distancia mínima de seguridad atendiendo a los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

El servicio a domicilio, un pequeño bálsamo

Para muchos bares y restaurantes, la oferta de servicio a domicilio de sus especialidades gastronómicas ha supuesto un breve bálsamo a una delicada situación, ya que les ha permitido no sólo seguir manteniendo el contacto con sus clientes, sino poder añadir unos pocos ingresos  en un tiempo especialmente complicado.

En este sentido, la AIHS ha constatado que esta oferta “está teniendo su público y ha funcionado razonablemente bien en algunos negocios a base de buenos precios, y sobre todo los fines de semana, donde el confinamiento ha favorecido que la gente acuda a estos bares pidiendo comida para evitar salir a la calle”, según explicó García Crespo; que precisó que esta oferta “puede llegar a consolidarse como una alternativa atractiva dentro de la nueva normalidad”.

‘Hostelería segura’, un sello común
y homologado de garantía sanitaria

En paralelo con las medidas de apoyo al sector de las administraciones públicas, la AIHS se suma de forma entusiasta al proyecto ‘Hostelería segura’ puesto en marcha en toda España con el fin de garantizar la seguridad sanitaria en todos los bares y restaurantes de forma común y homologada.
Para la obtención de esta acreditación, dirigida a los más de 300.000 locales de hostelería que existen en el país, será necesario, entre otros requisitos, completar una formación específica respecto a las medidas para prevenir el contagio por Covid-19 recogidas en el Manual elaborado por el Comité técnico, en coordinación con el ICTE (Instituto para la Calidad Turística Española).
Además, los establecimientos que lo soliciten deberán firmar una declaración responsable de compromiso con el cumplimiento de los requisitos de limpieza, salud e higiene necesarios para una ‘hostelería segura’.
Además de ofrecer la acreditación de “Hostelería Segura: Alojamiento, Bar o Restaurante“, incluye un pack integral de servicios y productos que recoge, entre otros servicios, un curso de formación para responsables de la empresa y trabajadores; un manual de medidas para empresa y empleados; un distintivo de ‘Hostelería Segura’ que acredita que la empresa está adaptada a la legislación que permite su apertura durante la crisis del Covid-19; un listado de comprobaciones sobre la empresa y el trabajador; cartelería y señalizaciones para las zonas de trabajo, de clientes y zonas comunes; acceso a la plataforma y actualización de normativa referente a la Covid-19 y acceso a plataformas de comercialización y ofertas para el establecimiento.