ayuntamiento iluminacion hora del planeta
Durante una hora, los monumentos dejaron de estar iluminados. / NEREA LLORENTE

La ciudad de Segovia se sumó anoche a la iniciativa internacional ‘La hora del Planeta’, una campaña de WWF cuyo objetivo sigue siendo sensibilizar el mundo sobre el cambio climático y también sobre la pérdida de vida salvaje que viene asociada a sus impactos.

Durante una hora, el Acueducto, la Catedral, el Alcázar, la Muralla y la Casa Consistorial permanecieron apagados de forma simbólica para expresar la lucha contra el cambio climático en un año decisivo, en el que los líderes mundiales tomarán decisiones políticas clave sobre el desarrollo sostenible y la conservación de la biodiversidad. WWF hace un llamamiento para lograr un plan global ambicioso que transforme la relación de la sociedad con la biodiversidad y encamine a la naturaleza hacia su recuperación para 2030.

Además, el Ayuntamiento hizo extensiva esta iniciativa a todos los segovianos para sumarse apagando las luces y aparatos eléctricos, acciones puntuales que se pueden incorporar a hábitos diarios que contribuyan a dar un respiro al Planeta como cambiar el coche por el transporte público o la bici, apagar el motor si se está parado, programar el termostato de la calefacción y el aire acondicionado, utilizar bombillas de bajo consumo, apagar el ordenador y la pantalla cuando no se utilice, reciclar y reutilizar el papel.