Las 26 plantas de marihuana localizadas entre zarzas tenían una altura superior a 1,5 metros. / E. A.
Publicidad

La Guardia Civil ha detenido a una persona e investiga a otra, como presuntos autores de un delito contra la salud pública, después de localizar una plantación de marihuana en una finca rústica del municipio de Collado Hermoso, donde las plantas, de un tamaño superior a 1,5 metros de altura, estaban escondidas entre un zarzal.

Los agentes de la benemérita procedieron a incautar un total de 26 plantas, así como varios efectos para su cultivo, según ha informado la Subdelegación del Gobierno en Segovia.

La plantación fue localizada en el interior de un enorme matorral de zarzas que alcanzaban los dos metros de altura y que estaba desbrozado en su interior para albergar las plantas de marihuana, según la misma fuente.

Para acceder a la misma, las personas que cultivaban las plantas habían hecho una pequeña oquedad por la cual solo podían pasar reptando entre las zarzas.

Además, la plantación contaba con un sistema de riego por goteo conectado a un terreno adyacente que se encuentra a más de un kilómetro de distancia.

Fruto de la investigación realizada, la Guardia Civil comprobó que uno de los presuntos delincuentes continuaba conduciendo a pesar de que se le había retirado el carné de conducir por una sentencia judicial, por lo que al delito contra la salud pública se le añadió otro contra la seguridad vial.