La Guardia Civil retira del mercado cerca de 5.000 juguetes. / EL ADELANTADO

La Guardia Civil de Segovia, en el marco de la operación “LUDUS”, ha realizado varias inspecciones en establecimientos tipo bazar de la provincia de Segovia, dando como resultado la investigación de tres personas por la presunta comisión de un delito contra la propiedad industrial.

Dentro de lo regulado sobre la normativa para la protección del consumidor y en lo relativo a garantizar la seguridad en la venta de juguetes, la Guardia Civil ha redactado varias actas por infracciones administrativas sobre seguridad, una denuncia por contrabando y la intervención de más de 4.956 juguetes, los cuales se encontraban de venta al público, careciendo los mismos del marcado CE (Conformidad Europea 2009/48). Los juguetes han quedado intervenidos a disposición de la Autoridad Competente en dichos establecimientos, quien decidirá sobre el destino de los mismos.

La Dirección General de la Guardia Civil recuerda en un comunicado que el marcado CE debe ir colocado de forma visible, legible e indeleble, sobre el propio juguete, en el envase o en una etiqueta e indica que el juguete se ha fabricado conforme a los requisitos de seguridad, sanidad y protección del medio ambiente que exige la Unión Europea.

El objetivo de estas intervenciones es combatir la falsificación y distribución
de este tipo de elementos, que incumplen el copyright e incluso pueden estar
prohibidos por infringir la normativa de seguridad en los juguetes.