La gripe aviar obliga a confinar de nuevo a las aves de corral

La Consejería de Agricultura prohíbe su cría al aire libre en 20 localidades y establece medidas de bioseguridad para evitar el contacto de los animales domésticos con silvestres a fin de evitar contagios

La cría de gallinas ponedoras para autoconsumo ha constituído una actividad frecuente en la provincia. En la imagen
La cría de gallinas ponedoras para autoconsumo ha constituído una actividad frecuente en la provincia.

De nuevo sobrevuela sobre Segovia el fantasma de la gripe aviar, que ya causó un importante revuelo en el año 2006, cuando se detectó el primer caso de esta enfermedad en España.

El problema regresa ahora tras detectarse otro nuevo caso, lo que ha llevado a la Consejería de Agricultura de la Junta de Castilla y León a confinar a las aves de corral, como se hizo entonces.

De este modo se ha prohibido la cría al aire libre de aves de corral en 20 municipios de la provincia, incluida la capital.

Las medidas afectan a las zonas de especial vigilancia, que están constituidas por los ayuntamientos de Aguilafuente, Cabezuela, Cantalejo, Cuéllar, Frumales, Fuenterrebollo, Lastras de Cuéllar, La Lastrilla, Navalilla, Navas de Oro, Palazuelos de Eresma, Puebla de Pedraza, Real Sitio de San Ildefonso, San Cristóbal de Segovia, Sauquillo de Cabezas, Sebúlcor, Segovia, Torrecaballeros, Trescasas y Veganzones.

En estas localidades se prohíbe la cría de aves de corral al aire libre, de manera que todos los propietarios de granjas deberán mantener a las aves en su interior. En el caso de no ser posible debido a la falta de instalaciones, las aves “podrían mantenerse en el exterior siempre que haya telas pajareras o cualquier otro dispositivo que impida el acceso de las aves silvestres y siempre que las aves sean alimentadas y abastecidas de agua en el interior”.

También queda prohibida la cría de patos y gansos con otras especies de aves de corral. No se podrá dar agua a estas aves procedente de depósitos a los que puedan acceder animales silvestres. Los depósitos de agua situados en el exterior deberán protegerse contra las aves acuáticas silvestres.

Por último, la Consejería recuerda la “importancia de aplicar medidas de bioseguridad que eviten el contacto de las aves domésticas con las silvestres, así como de la importancia de garantizar un buen funcionamiento de los sistemas de vigilancia pasiva a través de la comunicación inmediata de cualquier sospecha que pueda aparecer en explotaciones de aves o en animales silvestres”.

La Junta ha hecho llegar esta normativa a los 20 municipios segovianos afectados, que se suman a los de otras zonas españolas, donde se están tomando medidas similares a petición del Ministerio de Agricultura.

Aunque hace unos días no se habían detectado casos en España, ha sido la semana pasada cuando se localizaron algunas aves muertas por esta patología en Lérida.

Ante el peligro que supone el virus para la avicultura, varias comunidades autónomas como Navarra, Galicia, Comunidad Valenciana o Cataluña han puesto en marcha medidas para proteger a sus aves de la enfermedad.

El viernes, 14 de enero, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) confirmó un nuevo foco de influenza aviar de alta patogenicidad (H5N1) en aves silvestres en el municipio del El Oso, en la provincia de Ávila.

En todo caso, en la Subdelegación del Gobierno de Segovia no tenían este viernes noticias de este caso ni de las medidas de prohibición que se han implantado y que deben vigilar ahora las fuerzas de Seguridad del Estado, al no tener Castilla y León policía autonómica.