20_INFORME
Publicidad

El sector ganadero, toda una tradición en la economía segoviana

Actualmente, el sector ganadero tiene un peso específico de casi el 70% en la producción del sector agropecuario segoviano. La importancia de la ganadería viene de épocas inmemoriales, destacando las etapas de esplendor de la economía segoviana durante los siglos XV, XVI y, en alguna medida, el XVIII, que venían marcadas por la importancia de la industria de la lana, como producto extraído de los grandes rebaños de ovejas merinas itinerantes por nuestras vías pecuarias y de las propias manadas segovianas, bien estables o bien trashumantes.

Ya se dijo al tratar de la agricultura que, tras la decadencia de la ganadería y la protección arancelaria cerealista y, lo que es más importante, del textil catalán del algodón, declinó la producción de la industria pañera y de la ganadería a ella asociada, en beneficio de la agricultura extensiva de secano que producía básicamente cereales. A partir de la década de los años sesenta, cambió la tendencia favoreciendo a la ganadería, de modo que actualmente, como ya se ha indicado, es el subsector predominante en nuestra provincia.

El liderazgo ganadero del sector del porcino

Desde hace medio siglo, es el subsector porcino el más importante dentro de la ganadería segoviana, que en el promedio del periodo 2010-2015 representa el 42% de la producción agropecuaria provincial y el 61% de la producción ganadera segoviana. Si en el Censo Agrario de 2009 (INE) el porcino contaba con 1.025.692 cabezas de ganado, de acuerdo con las estadísticas más recientes del MAPAMA a finales de 2017 la cabaña alcanzaba 1.256.367 animales, que suponían el 31,3% del censo regional de porcino, ocupando la quinta posición (tras Lérida, Huesca, Zaragoza y Barcelona) en el ranking nacional por provincias, con el 4,2% del censo nacional del porcino.

Según el último Censo Agrario (INE) de 2009, había 769 explotaciones ganaderas de porcino en la provincia de Segovia, lo que supone que desde el anterior se produjo un intenso proceso de concentración, que habría reducido en diez años el número de explotaciones a menos de la mitad, proceso que es previsible que haya continuado en los años siguientes. Puede observarse una especialización de nuestra provincia en los lechones de menos de 20 kilogramos, que superaban las 457.400 cabezas a finales de 2017 y abarcaban el 39,4% del censo regional y casi el 14% del total nacional. Desde febrero de 2002 la asociación Procose, presidida por el popular empresario de hostelería José María Ruiz, obtuvo la Marca de garantía “Cochinillo de Segovia” para los cochinillos entre 4,5 y 6,5 kilogramos de peso y con unos requisitos de trazabilidad y alimentación exigentes, que han aportado prestigio y calidad a la gastronomía segoviana. También la cabaña porcina segoviana destaca en las granjas de cerdas reproductoras, cuyo censo supera las 128.000 cabezas de ganado y supera el 30% del total regional; pero es en la categoría de cerdos de peso entre 20 y 49 kilos con 197.300 ejemplares y de cerdos de cebo cuyo peso es igual o superior a 50 kilos con 472.586 animales, donde Segovia concentra la mayoría de su cabaña porcina, representando en torno al 28% del censo regional.

El Movimiento Comercial Pecuario (MOCOPE) del porcino segoviano ha sido siempre ascendente, alcanzando en 2016, último año completo del que disponemos de información, casi 3.650.000 cabezas de ganado destinados a la venta para el sacrificio, vida o engorde, suponiendo más del 30% del total regional y superando en más de un millón de ejemplares los datos de principios de siglo.

La producción de carne de porcino en Segovia en 2016 casi alcanzó las 32.000 toneladas, superando en un 8% la cifra de principios de siglo. A pesar del aumento, su peso relativo dentro de la región ha retrocedido desde el 8,4% del inicio de la centuria hasta el actual 5,6%, debido a que la crisis empresarial del Grupo Proinserga redujo la capacidad de sacrificio en nuestra provincia, mientras que en otras provincias como Burgos se amplió considerablemente; tampoco prosperó el Centro Integral Cárnico de Villacastín, lo que ha supuesto que Segovia haya seguido siendo en tan importante producción de su ganadería fundamentalmente productor de materias primas con tímidos avances en sus procesos de transformación, salvo escasas excepciones, como por ejemplo el grupo Copese. Segovia continúa teniendo, por consiguiente, una asignatura pendiente de industrialización y comercialización en este importante subsector del porcino.

El bovino es el segundo subsector ganadero segoviano

La carne y el ganado bovino suponía el 8,1% en el promedio de la producción final del periodo 2010-2015, mientras que la leche estaba próxima al 5% de dicha producción, teniendo en cuenta que casi el 90% de la producción lechera en nuestra provincia procede del ganado vacuno; por lo cual este sector es el segundo en importancia dentro de la ganadería, con una aportación a la producción próxima al 13% del total provincial.

Desde el Censo Agrario de 2009, que cifraba la cabaña de bovino segoviano en 116.444 reses, los datos de la Consejería de Agricultura referidos a 2016 sitúan el total de efectivos en 134.770 cabezas de ganado. Se trata de una cabaña potente que dispone de casi el 10% de los vacunos de la región y que se complementa, como hemos indicado, con la producción de más de 84.000 litros de leche, cuya participación en los datos regionales también se acerca al 10%. El movimiento comercial pecuario para sacrificio más vida y engorde en Segovia en 2016 era de 120.463 cabezas de bovino, superando en un 10,4% la cifra registrada en 2010. La producción de carne de bovino oscila en los últimos años entre las 17.500 y las 16.000 toneladas y supera el 14% sobre el total regional. Se observa una especialización en chotos y terneras, dado que los bovinos jóvenes (menores de 24 meses) representan dos tercios de la cabaña de vacuno, mientras que las vacas lecheras solamente suponen el 6,1% del censo vacuno provincial, frente al 13,2% del censo regional.

La avicultura como subsector ganadero emergente

La avicultura y los huevos representaban en el promedio del periodo 2010-2015 en torno al 10,2% de la producción final agraria segoviana, lo que le convierte en el tercer subsector ganadero de la provincia de Segovia. En el censo de 2009, Segovia tenía más de 4 millones de aves de corral, lo que suponía el 19% del censo regional.

La producción de carne de aves en 2016 era de 22.764 toneladas, que casi duplicaban la producción de 2010 y suponían el 17,5% de la cifra regional. La producción de huevos en la provincia ha tenido un progreso muy importante en torno a más del 40% en los últimos seis años, alcanzando en torno al 20% de las gallinas ponedoras y de la producción regional de huevos.

El ovino no es lo que era, pero sigue siendo importante, y el caprino sobrevive

El ovino fue durante siglos la cabaña más numerosa e importante en la provincia de Segovia. Según datos de la Consejería, en 2016 el censo de ovinos en Segovia alcanzaba la cifra de 247.487 cabezas de ganado, que suponen algo más del 8% de la cabaña regional, si bien se observa una cierta regresión en este tipo de ganadería que fue tan importante en el pasado. El ganado caprino ascendía en el mismo periodo a 3.297 cabezas, que suponían una pequeñísima proporción del censo regional. Según las estadísticas de la Consejería regional sobre movimiento comercial pecuario de ovinos, en 2016 se vendieron en nuestra provincia 415.945 cabezas de ganado ovino, experimentando ese dato una ligera tendencia a la baja. La producción de carne de ovino en el mismo año fue de 5.868 toneladas y la de carne de caprino fue de 136 toneladas, que, a pesar de la tendencia descendente en ambas, representaban en torno al 20% del cómputo regional. En ese mismo año se produjeron 9,5 millones de litros de leche de ovino y 0,8 millones de litros de leche de caprino, así como 437,6 toneladas de lana de ovino. Con todas esas producciones, estas cabañas aportan más del 3% de la producción final agropecuaria segoviana.

Lejos quedaron los tiempos de la importante arriería segoviana

Los équidos dedicados a las labores del campo y a la arriería han declinado en nuestro medio rural, como en toda la España del interior. Sin embargo, se ha producido una importante expansión de la cabaña caballar, que contrasta con la práctica extinción de la mular y asnar. En el Censo Agrario de 2009 figuraban 3.237 équidos en la provincia de Segovia, que suponían un 10% del total regional. Como producto de carne en 2016 se comercializaron 346 toneladas de equinos, lo que constituía un 22% del total regional. Suponían en este año el 2,5% de la producción final regional en esta especie.

Otros productos pecuarios

Según el Censo Ganadero de 2009, había 72 explotaciones de cunicultura, con 22.802 conejas madres, lo que supone una importante concentración en menos de la mitad de las existentes en el anterior censo, pero con un aumento en número de las conejas durante esa década del 72%, lo que sitúa la explotación de esta especie en nuestra provincia muy por encima de la media regional.
Según el mencionado censo de 2009, había en la provincia 16 explotaciones de miel con 3.839 colmenas, lo que supone que la dimensión de este subsector se ha reducido a la mitad desde el último censo de hace diez años. La producción de miel en 2016 fue de 122 toneladas, marcando una tendencia descendiente.

Principales empresas ganaderas en el Ranking empresarial de Segovia

Las principales empresas ganaderas incluidas en el Ranking empresarial de Segovia, con datos del Registro Mercantil referidos al ejercicio 2016, son las siguientes: Rodriguez Sacristán en Cuéllar con 63,30 millones de euros de facturación y 28 empleos, Sociedad Agroalimentaria Tejares Hermanos Chico de Fuentesoto con 38,90 millones de euros y 35 empleos, Productores Segovianos de Porcino de Tabanera La Luenga con 26,85 millones de euros y 8 empleos, Porcino del Pirón con sede en Segovia capital 17,94 millones de euros y 6 empleos, Ganados El Chañero de Vallelado con 7,22 millones de euros y 4 empleos, Granja Baeza Fraile de Vallelado con 5,89 millones de euros y 18 empleos, Ganados Barpe de Santa Mª La Real de Nieva con 5,67 millones de euros y 3 empleos, Proporseg de Nieva con 5,13 millones de euros y 17 empleos, Paraje Las Barreras con sede en Segovia 4,89 millones de euros y 20 empleos, José Luis Santos García de Cuéllar con 4,87 millones de euros y 20 empleos, Ganados Yuste de Cuéllar con 4,54 millones de euros y 2 empleos, Desarrollos Porcinos de Castilla y León con sede en Segovia 4,37 millones de euros y 79 empleos, Minguela Porcino de Vallelado con 3,80 millones de euros y 9 empleos, Granja Nuestra Señora del Pilar de Mozoncillo con 3,37 millones de euros y 14 empleos, El Salvador de Fuentepelayo con 2,94 millones de euros y 9 empleos y Granja Valdelobos con sede en Segovia 2,79 millones de euros y 12 empleos.