Momento en que es sacada la imagen de la Virgen de la Fuencisla del coche que la llevÓ hasta la Catedral. /KAMARERO
Publicidad

La imagen de la Virgen de la Fuencisla ya ocupa su trono en el altar mayor de la Catedral, que durante diez días albergará los actos religiosos y devocionales del novenario y la fiesta en honor a la patrona de Segovia. Allí fue recibida por miles de segovianos con aplausos, cantos, oraciones y en momentos de silencio respetuoso.

La amenaza de lluvia puso el contrapunto negativo a la jornada, ya que el temor a que un aguacero pudiera descargar sobre la imagen durante el traslado desde el santuario a la Catedral hizo que la Real Cofradía de Nuestra Señora de La Fuencisla decidiera llevar a cabo todos los actos previstos de la recepción de la imagen en el interior del primer templo de la diócesis.
De este modo, y tras una misa celebrada en el santuario, la imagen de la patrona de Segovia fue trasladada hasta la Catedral en un vehículo privado y depositada en el interior de la capilla del Santísimo Sacramento.

El cambio de la programación generó momentos de debate y confusión. “El recorrido por la ciudad es muy largo, hemos hablado con meteorólogos, nos hemos reunido la junta directiva y ante la amenaza de lluvia no podíamos poner en riesgo la imagen”, explicaba el presidente de la Cofradía, Julio Borreguero, dentro de la Catedral mientras en la Plaza Mayor seguían esperando miles de personas ajenas a las modificaciones. Hasta el punto de que una formación de alumnos de la Academia de Artillería formó ante la fachada del Ayuntamiento donde se encontraban las autoridades civiles y militares, y después desfilaron hacia el templo que congregó a centenares de personas para tributar un emotivo recibimiento a la virgen.

Desde la capilla del Santísimo y portada en andas la imagen de la Patrona realizó un breve recorrido procesional por la Vía Sacra hasta el Altar Mayor, después de haber recibido los honores de capitán general de los alumnos de la Academia y ser incensada por el deán de la Catedral, Ángel García Rivilla. Ante La Fuencisla bailó el grupo de danzas ‘La Esteva’ y la Unión Musical Segoviana interpretó el himno nacional.

Por motivos de salud no pudo asistir a los actos el obispo, César Franco. De forma que tras la imagen, el Cabildo de la Catedral encabezado por su presidente, Ángel García Rivilla y el vicario Ángel Galindo, abrieron el cortejo procesional, el alcalde accidental, Jesús García Zamora y una amplia representación de la corporación municipal, así como las autoridades locales y provinciales, parlamentarios nacionales y regionales, entre los que se encontraban los senadores Javier Maroto y Paloma Sanz y la diputada Beatriz Escudero. También asistieron autoridades militares como el coronel José María Martínez Ferrer.

El canto de ‘Ave María’ de Schubert que ofreció el niño Carlos Hidalgo Genique emocionó a los presentes que rompieron en aplausos en varias ocasiones, como volvió a ocurrir cuando integrantes del Cuerpo de Bomberos colocaron la imagen en su trono. Una cerrada ovación del público dio paso a una breve celebración de la palabra con la lectura de un texto evangélico y las palabras de bienvenida del deán que pidió a la virgen por la iglesia diocesana, por el obispo, por la ciudad y provincia de Segovia, por las autoridades y especialmente por los que más sufren, los marginados y descartados por la sociedad.