6_1nerea-jornadas-acueducto
Luciano Municio conversa con Nestor Marqués en presencia de Manuel Marcos antes de las conferencias./ NEREA LLORENTE
Publicidad

La arqueología y la historia fueron ayer los asuntos que centraron la atención del cuarto día de las III Jornadas Acueducto de Segovia, en el que el arqueólogo del servicio territorial de la Junta de Castilla y León Luciano Municio puso sobre la mesa los últimos avances en los hallazgos relacionados con la investigación de la ciudad romana de Segovia, así como el futuro de un trabajo que en los últimos 30 años ha puesto de manifiesto gran cantidad de datos objetivos sobre el origen y desarrollo del asentamiento romano en la capital.

Municio destacó la labor realizada en estas tres décadas, que ha permitido encontrar enclaves romanos de gran importancia como los restos hallados en la plaza de Guevara de lo que parece un edificio público, el hipocausto de las termas que se sitúan bajo la iglesia de San Martín o el valioso mosaico que se encontró en la calle Judería y que puede verse en el Museo Provincial.

Señaló que los nuevos trabajos realizados en el entorno urbano de Segovia han delimitado nuevas zonas de ocupación romana ajenas al desarrollo de edificios públicos y que tienen que ver con la posibilidad de instalaciones artesanales y cuasi industriales alejadas del centro, así como algunas relacionadas con el desarrollo ganadero de la época, entre los siglos I y III a.C.

En cuanto al futuro, Municio apuntó que la posibilidad de que la ciudad romana de Segovia contara con algún tipo de fortificación “debe ser tenida como real, ya que no hay ciudad romana sin amurallar”, aunque reconoció que actualmente no hay apenas referencias de esa posible primera fortificación.

Pese a ello, señaló que en los trabajos de excavación realizados en la zona amurallada norte de la ciudad “nos han hecho pensar en la posibilidad de una factura constructiva muy empleada en los siglos III  y IV a.C. al analizar la fábrica de los sillares encontrados en la zona más baja,  que es muy parecida a la que aparece en fortificaciones romanas en Barcelona, Gerona, Córdoba o Tarragona”.

La jornada de ayer  fue cerrada por el arqueólogo, docente y divulgador cultural Néstor F. Marqués, que analizó de forma didáctica la vida cotidiana de los romanos en la conferencia ‘Un día en la vida de la antigua Roma’