Juan Andrés Saiz Garrido, Andrés Ortega y Javier Carretero, ayer en una comparecencia para anunciar la firma del acuerdo de adhesión a la FES. / KAMARERO
Juan Andrés Saiz Garrido, Andrés Ortega y Javier Carretero, ayer en una comparecencia para anunciar la firma del acuerdo de adhesión a la FES. / KAMARERO

La unión hace la fuerza. Y ese es el paradigma perseguido por la Agrupación Segoviana de Empresarios de Transportes (Asetra) y la Asociación Provincial de Industrias de la Construcción de Segovias (APIC), quienes ayer anunciaron su regreso a la Federación Empresarial Segoviana (FES) tras cumplirse varias décadas desde su salida. La FES gana músculo al incorporar más de 800 empresas segovianas de transporte y construcción, todo ello para unir fuerzas y hacer frente a los problemas y retos comunes entre los empresarios segovianos.

«Así escenificamos un avance importantísimo de la unión empresarial”, determinó este martes el presidente de la FES, Andrés Ortega, justo antes de firmar los acuerdos de adhesión con los representantes de Asetra y Apic. “Ha sido el resultado de un gran trabajo de acercamiento y conversaciones que comenzaron hace mucho tiempo, el cual ha consistido en generar confianza mutua”, remarcó.

Precisamente, la confianza fue una de las palabras más empleadas en los discursos del presidente de Asetra, Juan Andrés Saiz Garrido; y el presidente de Apic, Javier Carretero, en una comparecencia celebrada ayer por la mañana en la sede de la FES. Ambas entidades regresan con gran optimismo a las filas de la Federación tras más de 20 y 30 años desde su salida.

“Era algo inevitable, pues siempre ha habido buena relación y entendimiento”, afirmó Carretero. Por su parte, Saiz Garrido hizo referencia a “las circunstancias difíciles y que tampoco apremiaban” en el pasado, pero ahora justificó el regreso porque “la vida es una relación de confianza”.

Si bien es cierto que la sintonía entre estas organizaciones quedaba patente desde hace varios años, la pandemia del covid había paralizado cualquier aspiración de unión. Pero este propósito al fin se retoma.

Unión para superar los retos

“Somos competencia en los concursos pero no en los despachos”, aseveró el presidente de los transportistas segovianos. Por ello, apeló a la creación de unas asociaciones empresariales “fuertes” cuya sinergia permita “ayudarnos unos a otros”. Sobre todo ahora, en un contexto de crisis socioeconómica provocada por la pandemia y agravada por la guerra en Ucrania.

“Tenemos problemas comunes y retos comunes; la mejor forma de afrontarlos es desde la unidad”, manifestó Ortega. De hecho, los representantes de Asetra y Apic pusieron de relieve las incertidumbres de ambos sectores ante algunas situaciones problemáticas que comparten.

Una de ellas es el incremento de las materias primas y suministros, por lo que criticaron especialmente el perjuicio de la subida de los combustibles y la electricidad. Pero no menos importante es el envejecimiento de los trabajadores tanto en el transporte como en la construcción, a lo que se une la falta de relevo generacional.

“Tenemos grandes dificultades para incorporar gente joven”, lamentó Saiz Garrido, una cuestión compartida por el presidente de Apic. “Hemos cuantificado que Segovia necesita 200 personas anualmente durante cinco años para renovar el transporte de nuestras empresas, lo que no es nada fácil”, detalló el presidente de Asetra. “Se ha roto la vocación por el transporte, el cual los segovianos llevan por tradición en sus venas”, subrayó.

El problema no está en los salarios y así lo defendió Carretero. “Los sueldos no son bajos; en Segovia se imparte formación que no está adaptada a la realidad de los puestos de trabajo que se ofrecen en la provincia”, argumentó. De ahí la dificultad de unir la oferta con la demanda laboral.

De este modo, una de las primeras acciones que la FES llevará a cabo, con la colaboración de Asetra y Apic, es la adaptación de la realidad formativa al contexto laboral. “Hay que renovar la ilusión y esperanzas de la gente joven”, afirmó Saiz Garrido.

Sectores con gran presencia

Por el momento, no han trascendido detalles de las condiciones de la integración en la FES. El presidente de los constructores aclaró estos días a El Adelantado de Segovia que, por el momento, no sería una adhesión total. Es decir, Apic “tendría voz pero no voto” en el equipo directivo. No obstante, Carrretero confió en que la unión será completa “en breve”.
Por su parte, el presidente de los empresarios segovianos se alegró de poder contar con ambas agrupaciones en los órganos de gobierno. “Lo que vais a aportar va a ser bueno no solo para vuestro sector, sino para el conjunto de empresarios que ya hay en FES”, expresó Ortega. Todo ello en vista de generar “eficacia y eficiencia” en la representatividad, “que es lo que nos corresponde a las organizaciones empresariales”, añadió.

Asimismo, reconoció la importancia y “el gran peso” económico que el transporte y la construcción tienen en la provincia de Segovia. Asetra cuenta con aproximadamente 380 socios, lo que se traduce en una flota de más de 1.800 vehículos y cerca de 2500 trabajadores. Por su parte, Apic contabiliza unos 370 empresas asociadas -el 85 por ciento de las que hay en Segovia– y unos 1.500 empleados. Así, más de 800 negocios se unen a las ya 4.000 empresas afiliadas con las que cuenta la FES, según detallaron los portavoces de las tres organizaciones.

“La vida del empresario no es solamente el balance, los números o la cuenta de resultados; es ilusión, confianza y compañía”, concluyó el presidente de los transportistas segovianos.

Web | Ver más artículos

Ana María Criado (Segovia, 1998). Periodista y humanista por la Universidad Carlos III de Madrid.