Este año el público tendrá que pasar ante los expositores siguiendo un circuito prefijado. / KAMARERO

La XXVI Feria Internacional de Cerámica y Alfarería de Segovia se celebrará en la avenida del Acueducto del 5 al 8 de diciembre. El Colectivo Ceramista de Segovia (Cocerse), que organiza la muestra, ha decido mantener la actividad en un año marcado por la incidencia de la pandemia del Covid-19, pero adaptar su organización para aplicar las medidas de seguridad requeridas para evitar contagios.

De esta forma, se ha reducido al 50% el número de talleres presentes y se concentra la zona de exposición en un único módulo, entre San Clemente y la Bajada del Carmen. No habrá separaciones entre los expositores y ni el público podrá circular de forma arbitrariamente ya que se ha establecido un circuito unidireccional de paso ante los talleres con entrada y salida separadas. “Habrá un carril de paso que el visitante no podrá abandonar para evitar cruces entre las personas”, ha comentado Emilio Carrasco, portavoz del Colectivo de Ceramistas. Además, habrá un control de aforo a la entrada para evitar aglomeraciones. En todo caso, Emilio Carrasco recuerda que esta es una actividad que se desarrolla en un espacio abierto, la avenida del Acueducto, y asegura que el público podrá estar cómodo visitando la exposición y haciendo sus compras que serán bien recibidas por los artesanos. “Vamos a hacer un gran esfuerzo y con suerte podremos salvar los trastos porque no es un año para resultados extraordinarios”, comenta Carrasco.

El portavoz de Cocerse asegura que la feria se ha mantenido atendiendo a la voluntad de los ceramistas que tras ser consultados mostraron su deseo de participar y cubren con sus aportaciones la mayor parte de los gastos de organización. Al final participan 14 talleres procedentes de distintas provincias de Castilla y León, así como de Badajoz, Castellón, Ciudad Real, Madrid, Pontevedra y de Francia. La feria estará abierta desde el sábado día 5 hasta el 8 de diciembre de 11.00 a 21.00horas.

Las limitaciones de movilidad aplicadas entre comunidades para evitar la propagación del coronavirus reducirán notablemente la afluencia de visitantes. Por eso todas las expectativas de los artesanos están puestas en el público de Segovia. “Confiamos en los segovianos y esperamos su apoyo”, dice Emilio Carrasco.