Ya se puede comprar lotería de Navidad en las administraciones segovianas. /KAMARERO
Publicidad

Llega el verano y comienza la venta de lotería de Navidad en Segovia, sobre todo entre los miles de turistas que visitan la capital y provincia. Sin embargo, este año se presenta también atípico para este sector, debido al coronavirus y a las medidas establecidas en la “nueva normalidad”, que han frenado, entre otras actividades el turismo, y han generado cierto temor entre los ciudadanos a la hora de comprar lotería. Así lo confirman los loteros segovianos, que coinciden en subrayar que la falta de turismo y el miedo están ralentizando la venta de lotería para todos los sorteos y también para el de ‘El Gordo’ del 22 de diciembre.

Emilia González, que regenta junto a su hermano José Ramón la administración de lotería de la Plaza de la Universidad, explica que otros años para estas fechas “ya había más movimiento”, sobre todo entre establecimientos hosteleros, asociaciones y otros colectivos, que empezaban a reservar sus números para Navidad. “Este año están esperando a ver qué va a pasar, confiando en que no haya nuevos rebrotes”, comenta. Las administraciones están preparadas y van haciendo sus peticiones de décimos, en base a la demanda. En el caso de este establecimiento, ubicado en un lugar por el que no pasan muchos turistas, sí están vendiendo en pueblos donde tienen reparto, así como a los visitantes de autocaravanas, que en Segovia se concentran junto a la plaza de toros.

Vanesa es empleada de la administración de loterías de la calle Gobernador Fernández Jiménez de la capital, y comenta que este año se está notando que los segovianos han decidido no ir a la playa y pasar sus vacaciones en Segovia, “por lo que estamos vendiendo bien entre los segovianos”. También se llevan algún décimo de Navidad, los turistas nacionales que vienen a pasar el fin de semana en la provincia, en menor medida que otros años, “pero bien”. Por otro lado, Vanesa afirma que “la gente está asustada y no quieren hacer grupos de lotería, como otros años, para no juntarse demasiado; por eso, empresas y asociaciones están a la espera para ver qué pasa”.

Por su parte, Alicia García trabaja en una de las administraciones ubicadas en la Calle Real, una de las más frecuentadas por turistas, a los que más décimos de lotería de Navidad vende todos los años. Pero, este verano “se nota que va muy lentamente, porque no hay turismo”. “No hay mucho movimiento y sobre todo por las tardes, la calle está casi vacía, y si a eso le sumas el miedo que hay entre los segovianos, pues está siendo un año muy raro”, señala.

La venta de décimos para el sorteo de Navidad se puso en marcha el 9 de julio y desde Anapal, la asociación mayoritaria del colectivo, tienen el reto de alcanzar los 170 millones de décimos vendidos para este sorteo, el más significativo para la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas por representar más del 30% del total anual recaudado en juego público.