Protesta a las puertas de la Residencia Asistida, situada junto a la carretera de Ávila. / NEREA LLORENTE
Publicidad

El Comité de Empresa y un grupo de trabajadores de la Residencia Asistida de Segovia se han concentrado este jueves a las puertas del centro de personas mayores para denunciar la “sobrecarga” y las “difíciles condiciones de trabajo” que soportan los empleados durante el verano cuando se agrava el problema ya crónico de falta de personal en este servicio que depende de la Junta de Castilla y León.

Con pancartas, proclamas y una sonora pitada, unos setenta trabajadores han pedido que se mejore la cobertura de plazas en todos los sectores, ya que aseguran que tienen dificultades para alcanzar los mínimos funcionales y el sobresfuerzo que se está exigiendo a los trabajadores no solo les perjudica a ellos, sino que también repercute negativamente en la asistencia que se da a los residentes. Así en los carteles que mostraban los manifestantes se podía leer “Más calidad para nuestros mayores”, “Menos mínimo, más personal” y “Queremos trabajar con dignidad”, a la vez que pedían con cantos que se respete el calendario laboral.

El Comité de Empresa integrado por UGT, CCOO, CSIF, SAE, Satse y CGT ha hecho especial hincapié en reclamar a la Junta de Castilla y León que refuerce las bolsas de empleo y haga atractivo poder trabajar en los centros de la Gerencia de Servicios Sociales para así poder disponer de personal para poder cubrir las bajas y las vacaciones de los trabajadores.

La falta de personal en la Residencia Asistida “se acentúa en verano” por la falta de sustituciones de los trabajadores de vacaciones, ha indicado el presidente del Comité de Empresa, Luis Ángel Moro Vega (UGT) asegurando que “no todos los departamentos tienen una cobertura del cien por cien”. Según Moro Vega el problema “va más allá” ya que incluso no se llegan a contratar las plazas que la Administración autoriza a cubrir, por falta de candidatos. “Hay un problema de contratación porque están agotadas las bolsas de empleo y aunque hemos pedido a la Administración que haga nuevas convocatorias ha hecho caso omiso” ha manifestado Moro Vega. Esta situación se da, por ejemplo, con el personal de enfermería y de servicios.

Las bolsas de empleo se han quedado vacías, entre otras causas, porque destinos como la Residencia Asistida “resultan menos atractivos” que ir a centros de la Diputación o al Hospital, y la Junta “debería tomar nota”, ha apuntado Moro Vega.

El Comité de Empresa ha insistido en que las altas temperaturas con las que en los meses estivales desarrollan su labor los trabajadores, sumado a la falta de sustitutos y bajas sin cubrir, someten al personal “a un sobresfuerzo”. Las condiciones estructurales del centro que sufre frecuentes averías en sus instalaciones también dificultan el desarrollo de sus funciones. “Esta residencia necesita una intervención importante”, ha manifestado el presidente del Comité.

La Residencia Asistida de la Gerencia de Servicios Sociales cuenta con 300 residentes y 240 trabajadores, según los datos aportados por el Comité de Empresa.