Torreon Lozoya Expo Rembrandt Genio Estampa
Rosa Perales, Franscico Javier Reguera y Belén Martín, en la presentación del Torreón de Lozoya. / KAMARERO

La exposición ‘Rembrandt. Genio de la Estampa’ llega al Torreón de Lozoya de la mano de CaixaBank y Fundación Caja Segovia. Desde ayer y hasta el próximo 15 de agosto, se podrá visitar la muestra, integrada por 69 estampas del artista holandés, Rembrandt, considerado uno de los genios del arte del grabado. Todas las obras, realizadas entre 1630 y 1659, proceden de la colección milanesa de Elisa Moretti y Elisabetta Dal Bosco, fruto de una labor coleccionista que se ha desarrollado a lo largo de más de 30 años.

Dado a conocer en el siglo XVII, la trayectoria vital de Rembrandt está unida al grabado, que por aquel entonces era un medio de difusión. “Esta es la clave para entender su obra”, según explicó ayer la comisaria de la exposición, Rosa Perales Piqueresm, en la rueda de prensa de presentación. En su colección, concede una gran importancia a personajes de la vida cotidiana. Con esto pretendía llevar la cotidianeidad al arte.

En la muestra aborda varias temáticas, sobre todo, la religiosa, con motivos del Antiguo y del Nuevo Testamento. Esto se debe al interés que tenía el artista por la ruptura religiosa que se estaba produciendo en aquella época en Holanda y los Países Bajos, donde se libraba una batalla entre el luteranismo y el catolicismo. Puesto que era un hombre profundamente religioso, en su obra relacionó esta cuestión con su propia vida. Un ejemplo de ello es que, a partir de la adoración que sentía por el único hijo que le sobrevivió, Tito, escogió grabar la escena de ‘Abraham e Isaac’, con la que se identificaba.

Aunque no representó todos los sacramentos, sí se dejó influenciar por temáticas curiosas que muestran su rechazo de elementos que también rechazaba el luteranismo, como la asunción de la Virgen, negada por los luteranos. No obstante, siempre mantuvo un perfil de catolicismo arraigado, tradicional.

A su vez, su temática vincula su vida real, familiar y religiosa, tal y como sucede en ‘La huida a Egipto’. Con esto conseguía su principal objetivo: llegar al público. “Las láminas son muy pequeñas porque el papel era caro y con esto alcanzaba una difusión rápida de las ideas”, afirmó la comisaria. Uno de los mayores logros de Rembrandt fue acercar el mundo de la religión a la sociedad de su tierra. De esta forma, les aproximó lo que hasta entonces había sido algo abstracto. Para Perales, “este es el gran valor que tienen sus grabados religiosos”.

Torreon Lozoya Expo Rembrandt Genio Estampa KAM5964
Con su colección pretendía llevar la cotidianeidad al arte. / KAMARERO

Por otro lado, trata de ensalzar la vida del artista, ya que alguien que se dedicaba a labores manuales no ascendía socialmente. En un buen número de las representaciones de esta colección, aparece el artesano que elabora la escultura. Era consciente de que, en la sociedad, eran “los artesanos olvidados”.

Experimentador como era, también abordó el desnudo y el erotismo, como hizo en ‘La negra acostada’, algo que no era fácil encontrar en grabados del siglo XVII, “excepto si estaban vinculados a temas mitológicos”, relató la comisaria. Esto muestra su interés por el tema humano. No obstante, en su obra hay una salvedad: aparece el paisaje, que consiguió introducirlo como motivo principal dentro del grabado. De esta forma, “creó una línea de influencia importante, sobre todo, en la cultura francesa”, aseguró Rosa Perales.

Asimismo, al artista holandés también se le conoce por sus autorretratos. Se cree que llegó a hacerse cerca de 47, entre grabados y pinturas. Esto simboliza la autoestima del autor, ya que, según la comisaria, “consideraba que el artista tiene unas cualidades superiores, que su habilidad es un don y, por tanto, había que mostrarlo como tal”.

En definitiva, Rembrandt quería difundir lo que consideraba “una de las disciplinas más importantes del arte, porque le permitían ser libre”, garantizó Perales.

Reactivar el turismo

Torreon Lozoya Expo Rembrandt Genio Estampa KAM5644
Presentación de la exposición ‘Rembrandt. Genio de la Estampa’ en el Torreón de Lozoya. / KAMARERO

Con esta exhibición, el Torreón de Lozoya reabre sus puertas tras la pandemia, lo que es motivo de “grandes emociones” para el presidente de la Fundación Caja Segovia, Francisco Javier Reguera. Esto les permite “retomar esa vocación de servicio hacia la cultura que siempre ha caracterizado a esta institución”, sostuvo.

Y no solo están satisfechos por la reapertura de esta casa-palacio, sino por haberlo hecho de la mano de un genio como Rembrandt, quien “constituye un privilegio para Segovia y supondrá un importante apoyo a la reactivación de ese turismo cultural que tanto necesita nuestra economía”, remarcó. En la actualidad, la institución tiene sus perspectivas puestas en la apertura del museo, a la que Reguera se refiere como “una realidad pendiente solo de un trámite administrativo”. Está previsto que abra el próximo mes de junio o julio.

Por su parte, la directora Territorial de Castilla y León de CaixaBank, Belén Martín Sanz, destacó que, entre los objetivos de CaixaBank, “está acercar la cultura, la ciencia y el conocimiento a la sociedad segoviana”. Según manifestó, “la divulgación es un instrumento básico para promover el crecimiento de las personas”. Por este motivo, ambas entidades trabajan para aproximar el conocimiento a través del arte a todos los públicos.

Además, Reguera apuntó que también era un día para la gratitud, tanto hacia los profesionales que han hecho posible este proyecto, “como hacia el mejor aliado en esta labor, CaixaBank, entidad en la que hemos encontrado la más receptiva y generosa de las complicidades”.

La exposición ‘Rembrandt. Genio de la Estampa’ se podrá ver en las Salas del Palacio del Torreón de Lozoya hasta el 15 de agosto en horario de martes a viernes de 18:00 a 21:00 horas y los sábados y festivos de 12:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:00 horas.