La Diputación de Segovia ha encargado recientemente a la empresa segoviana ConservArte la limpieza y restauración de la pieza de yeso ‘Gitanillo’, de Florentino Trapero, que, al igual que la obra ‘Esclavo’ del escultor natural de Aguilafuente, forma parte de la colección privada de la institución provincial y había acusado el paso del tiempo.

Nacido en la provincia en 1893 y fallecido en Madrid en 1977, Florentino Trapero fue alumno de Aniceto Marinas en la Escuela Superior de Bellas Artes de Madrid, donde ingresó en 1911 becado por la Diputación de Segovia.

Además de ser un apasionado de la escultura estuvo dedicado a la docencia hasta obtener la cátedra de Dibujo del Instituto de Avilés y donó estas piezas a la Diputación en agradecimiento a la beca concedida cuando era joven.