Daniel Hernández torea una becerra al natural. / A.M.
Daniel Hernández torea una becerra al natural. / A.M.

La Escuela Taurina Provincial de Segovia volvió a abrir las puertas para empezar un nuevo curso. Tras cumplir los tres meses de parón que manda la normativa, con la llegada del mes de febrero el centro ubicado en la Finca ‘Los Cerros’, en el término municipal de La Higuera, vuelve a acoger a las clases prácticas y teóricas destinadas a jóvenes que quieren ser toreros. Bajo la dirección del diestro segoviano Emilio de Frutos, la programación cuenta con tres días de entrenamiento a la semana en la que se combinan tanto el concepto artístico como los conocimientos que giran en torno a las reses.

Las inscripciones se abrieron en enero, después de dar por concluido el pasado curso en noviembre. Una temporada en la que los alumnos más destacados llegaron a superar la decena de festejos toreados a través de clases prácticas en plazas de la provincia como Navas de San Antonio, Valsaín, Prádena, Cantimpalos, Navalmanzano o Yanguas de Eresma; además de Colmenar Viejo (Madrid).

Con vistas a la presente campaña, está previsto el debut de luces de alguno de los pupilos de la Escuela de Segovia como puede ser el caso de Jorge Oliva o Daniel Hernández.