La presidenta provincial del PP, Paloma Sanz, habla ante los medios tras la entrega de avales de sus diputados. / Kamarero
Publicidad

La composición de la próxima Corporación de la Diputación Provincial y su futuro Gobierno se han convertido en el verdadero ‘culebrón del verano’ de la política segoviana. La cambiante asignación de escaños y mayorías, el hecho de que casi dos meses después de los comicios municipales del pasado 26 de mayo no se haya celebrado el pleno de constitución, o el presumible horizonte de recursos que se avecina ante la decisión de la Junta Electoral Provincial de otorgar al PP mayoría absoluta en la institución, no han hecho más que aumentar la incertidumbre sobre el futuro próximo de la Diputación.

Con estos mimbres, en la mañana del lunes se completó la entrega de avales y recogida de credenciales de los diputados designados en sus respectivas Juntas Electorales de Zona –algunos de ellos ya lo habían hecho a finales de la semana pasada–. Un trámite imprescindible para que el próximo lunes 22 de julio pueda celebrarse la sesión constitutiva de la institución provincial.

No obstante, ninguno de los partidos con representación en la Diputación–Partido Popular, Partido Socialista y Ciudadanos– se atrevieron a afirmar con seguridad que el mencionado pleno pueda celebrase o que, incluso realizándose, su resultado pueda darse por definitivo. Y es que Izquierda Unida está en plazo aún para presentar el recurso contra la proclamación de diputados provinciales ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, y reclamar su inclusión en la Corporación, en detrimento de uno de los representantes populares.

“Sabemos que la Junta Electoral no va a paralizar la constitución de la Diputación y, si no hay ninguna orden desde Burgos, el proceso seguirá adelante. Una vez que esté constituida,si más adelante tiene que cesar un diputado y entrar otro de otro partido se estudiaría esa tesitura”, informó la presidenta provincial del PP, Paloma Sanz, ante la posibilidad de que el recurso de Izquierda Unida cambie la futura composición del pleno. Una circunstancia ante la que avisó de que el Partido Popular llegaría “hasta el final del proceso” en sus reclamaciones.

Paloma Sanz, quien, pese a la mayoría absoluta de la que disponen los populares y la proximidad de la sesión del día 22, no quiso avanzar qué persona ostentará la presidencia de la Diputación. “Aún es prematuro. La dirección del partido y el equipo de trabajo en Segovia tiene que hacer una propuesta para el estudio y la aprobación de nuestro Comité Electoral Provincial; después, la designación tiene que ser ratificada por el Comité Electoral Nacional”, aseguró.

La comitiva del Partido Socialista también mostró sus dudas sobre la próxima constitución de la Diputación. “El recurso de Izquierda Unida puede afectar igual que lo hizo el de Cs en el Ayuntamiento de Segovia, con un retraso y la continuidad en funciones del equipo de Gobierno y de los diputados de la Corporación”, afirmó el secretario de Organización del PSOE de Segovia, José Antonio Mateo, quien adelantó la intención de los socialistas de personarse en la causa cuando IU presente el recurso y si el TSJCyL lo admite a trámite.

Una intención que comparte Ciudadanos. La formación naranja anunció en voz de la concejala del Ayuntamiento de Segovia y próxima diputada provincial, Noemí Otero, que el partido solicitará la personación en la causa llegado el caso.

“Creemos que hay razones objetivas para recurrir esta situación. Si se atendiese el recurso de Izquierda Unida, cambiarían muchas cosas no solo para Ciudadanos, sino para todos los segovianos; el Partido Popular dejaría de tener mayoría absoluta y aparecería la necesidad de llegar a acuerdos, cambiarían las políticas y la forma de hacer y de actuar para los próximos cuatro años”, aseguró la edil.