Los residentes hablan con sus familiares por vía telemática. /E.A.
Publicidad

La Diputación de Segovia, siguiendo las recomendaciones de los gobiernos autonómico y estatal y evaluando los escenarios de forma diaria en el seno de la Comisión Permanente de Seguimiento Covid-19, continúa tomando medidas destinadas a mejorar la seguridad de los ciudadanos a los que presta servicio desde sus distintas áreas y centros dependientes. De este modo, durante la reunión mantenida ayer por videoconferencia, los miembros de la Comisión, encabezados por el presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, acordaban una serie de medidas cuyo grueso, de nuevo, quedaba focalizado en los servicios sociales. El material de protección sanitaria es una de las principales preocupaciones de los responsables de la Diputación, por lo que se acordaba, además de la homogeneización del uso de este material en todos los centros –para lo que se enviará una instrucción desde Farmacia de obligado cumplimiento–, la dotación de este material a aquellas personas que presentan síntomas y que son usuarios de Ayuda a Domicilio o del nuevo servicio de Adquisición de Productos Farmacéuticos, Alimentación e Higiene. Además, la institución provincial continuará facilitando a la empresa prestadora del servicio de Ayuda a Domicilio material de protección individual para los trabajadores que atienden a los usuarios.

Por otro lado, y en lo que respecta exclusivamente a los centros residenciales, a los que se ha recomendado actualizar el Plan de Contingencia y en los que se ha avanzado en el contacto directo entre residentes y familiares, por medio de la dotación de dispositivos móviles con amplia pantalla así como de líneas propias, la decisión más destacada ha sido la de proceder a la contratación de alumnos de Enfermería de último curso. A esto se une, además, la posibilidad de incorporar algún profesional médico, con el fin de contener la virulencia del Covid-19 en estas dependencias. Del mismo modo, la Diputación ha comunicado a los trabajadores que, en este momento de crisis sanitaria en la que debe primar la protección de la salud de las personas atendidas, el personal al servicio de la institución no podrá desarrollar su actividad profesional en otro centro o servicio, tanto social como sanitario, que no pertenezca a la Diputación.

En cuanto a las medidas vinculadas al personal, también se ha acordado aumentar el número de trabajadores de atención directa en los centros y se ha valorado la posibilidad de dejar un número de personas que puedan estar disponibles en función de las necesidades que surjan, tanto en los centros residenciales como en los servicios esenciales de la propia Diputación.