La Diputación destina más de 2,5 millones a una “cultura segura”

José María Bravo prevé recuperar en próximos meses los programas de difusión y participación que la pandemia impidió realizar el año pasado, y potenciará la actividad en el Museo Esteban Vicente

La garantía de una cultura segura en toda la provincia es el propósito de año nuevo para la Diputación en este 2021; un propósito que comenzó al dar inicio la pandemia en marzo y que desde el Área de Cultura, Juventud y Deportes se ha tratado de mantener a lo largo de estos meses. Lo hará a través de la reorientación de los programas ya existentes, la adaptación a la nueva normativa de los espacios culturales como el teatro Juan Bravo o el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente o la flexibilidad en la justificación de las subvenciones de propuestas como ‘Actuamos’ o ‘A todo Folk’, cuyas partidas no se vieron resentidas -a pesar de la cancelación de la mayoría de actuaciones- y han permitido a los municipios acometer obras de mejora en las infraestructuras culturales.

La cultura es necesaria para el desarrollo de nuestros pueblos y vamos a seguir haciendo lo que sea oportuno para apoyarla, garantizar la realización de los programas culturales y no mermar la actividad productiva de los artistas de la provincia, siempre desde el respeto a las medidas de seguridad sanitarias”, apunta el diputado de Cultura, José María Bravo.

El también vicepresidente de la Diputación anunciaba que ambos servicios volverán a contar con un presupuesto conjunto de más de 2,5 millones y medio de euros, de los cuales Juventud conservará 65.700 euros, tanto para mantener la oferta de los cursos de Monitor de Ocio y Tiempo Libre y de los talleres ‘Enredados’ para el uso correcto de las redes sociales, como para retomar el programa de ‘Jóvenes Intérpretes’ y los talleres de astronomía que la Covid-19 interrumpió.

Como en años anteriores, el Servicio de Cultura será el que lleve el peso de un presupuesto que prevé cerca de un millón y medio de euros destinados al capítulo II de gastos corrientes, más de un millón al capítulo IV de transferencias corrientes y 90.000 euros al capítulo VI para la dotación bibliográfica; cifras que permitirán dar continuidad a la actividad de iniciativas de promoción cultural, bibliotecas y Archivos, gestión del patrimonio o espacios e instituciones culturales dependientes de la Diputación como el Teatro Juan Bravo, el Museo de Arte Contemporáneo o el Instituto de la Cultura Tradicional Manuel González Herrero.

José María Bravo afirmó que si la situación sanitaria lo permite, la provincia volverá a ser el marco en el que se desarrollen programas como ‘Actuamos y a todo Folk’, ‘Otoños con pulso’, ‘Cantos para el Adviento y la Navidad’, ‘Aquí Teatro’, ‘Aperitivos a banda’, ‘Itinera’,Segovia, provincia mágica’ o las campañas escolares de música y teatro. “Algunas de estas propuestas han podido desarrollarse manteniendo prácticamente su esencia durante 2020, pero otras fueron suspendidas muy a nuestro pesar y nuestra intención es retomarlas de la forma más similar posible a como eran concebidas antes de la pandemia”.

El Servicio de Cultura también pretende recuperar las Aulas para Convivir Cantando y poner en marcha el que iba a ser el proyecto novedoso del año anterior: los monólogos para las noches de verano en los pueblos.

Además, el Servicio de Cultura seguirá atendiendo las demandas de los aficionados al teatro de la provincia y no sólo seguirá concediéndoles, a través de la Muestra Provincial, la oportunidad de actuar sobre el escenario del Juan Bravo, sino que profundizará en la formación de aficionados con cursos con los que progresar en el mundo de las artes escénicas y afianzando el proyecto ‘Escena emergente’.

La Diputación volverá a ser parte de proyectos culturales más importantes de la provincia y que son impulsados desde otras entidades, como los festivales de rock que tienen lugar en la provincia, los Circuitos Escénicos, en colaboración con la junta, ‘921 Distrito Musical’, junto a la Fundación don Juan de Borbón, Titirimundi, que seguirá llevando su programación a los pueblos o Hay Festival. En relación a este último, el diputado confirmó que la Diputación retirará la subvención económica que venía otorgando al festival en los últimos años, pero mantendrá la colaboración con el mismo, por medio de la cesión de las instalaciones del teatro Juan Bravo y del Esteban Vicente para la celebración de sus eventos.

También experimentará una modificación a la baja el presupuesto del Premio Internacional Jaime Gil de Biedma, que después de convocar dos accésits para conmemorar su trigésimo aniversario, regresará a su formato habitual con un premiado y un accésit, mientras que, las becas de estudios que cada año concede la Diputación a 50 alumnos de IE University, y que están valoradas en más de un millón de euros, mantendrán sus respectivas dotaciones.

El teatro Juan Bravo tendrá un presupuesto de 582.100 euros, mientras el Museo Esteban Vicente pasará de contar con 326.000 euros el año pasado a 350.000 en éste, con el objetivo de dar continuidad al proyecto de artistas emergentes de la provincia ‘Semillero de arte’.

El Instituto de la Cultura Tradicional Manuel González Herrero tiene un presupuesto de 253.900 euros. Volverá a convocar y publicar becas de Investigación y Fotografía y continuará con la edición de libros así como la adquisición de publicaciones interesantes para la difusión de la cultura tradicional. Se seguirá apostando por las actuaciones musicales y de danza, en colaboración con los ayuntamientos, y se pondrá en marcha un proyecto de exposiciones etnográficas que no se pudo llevar a cabo en 2020. “Nuestra intención con el Instituto de la Cultura es la de seguir acercando el pasado al presente, consiguiendo, por medio de diferentes proyectos, que adultos y niños vean las costumbres y el folclore como cimientos que dan sentido y equilibrio a la sociedad segoviana actual”, apuntó José María Bravo, al tiempo que avanzaba que el proyecto de estudio documental y etnográfico, así como de geolocalización y difusión en Internet, sobre topónimos, iniciado en 2020, tendrá continuidad en 2021.

Finalmente Bravo dijo que el proyecto del yacimiento de Confloenta, en Duratón, contará con 50.000 euros, al tiempo que se estudiará la colaboración con otras investigaciones arqueológicas.