Entrega de las becas de Igualdad. / E.A

Mónica del Pilar Otaola y el equipo formado por Paula Martín y Daniel Rato reciben con ilusión las primeras becas de Igualdad de la Diputación de Segovia. Sus proyectos de investigación convencieron hace unos días al tribunal calificador de las becas y hoy, en la misma fecha en que se celebra el Día Internacional de la Mujer Rural, el presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, les hizo la entrega simbólica de sus becas, dotadas cada una de ellas de 8.000 euros.

Estudio sobre la realidad social de las mujeres con discapacidad en la provincia de Segovia y propuestas de intervención‘ y ‘Retos y oportunidades laborales de las mujeres rurales en la provincia de Segovia en la Nueva Normalidad‘ son los títulos de los dos proyectos que estrenarán unas becas que, en palabras de Miguel Ángel de Vicente, permitirán dar “un paso adelante más hacia una provincia justa, independientemente de su sexo, condición o realidad”. Los trabajos de investigación, que se desarrollarán a lo largo de un año, estarán tutorizados por profesorado de la Unidad de Igualdad de la Universidad de Valladolid, que ayudará a los becados en una tarea que se espera, pueda contribuir a perfilar un mapa estratégico de las fortalezas y debilidades que existen en los municipios segovianos en esta materia.

Para Mónica del Pilar Otaola, quien ha hecho un breve repaso por la desconocida situación de la mujer con discapacidad, que su proyecto haya sido seleccionado para estas becas refleja “una apuesta valiente de la Diputación, porque se hace cargo de la situación de las mujeres con discapacidad y entiende que en el feminismo estamos todos”.

En opinión de los becados, “la temática de las becas es imprescindible y da la oportunidad a los jóvenes investigadores de seguir profundizando y trabajando en esta materia en un momento en el que la inversión en la investigación en ciencias sociales escasea”. Por ello, tal y como aseguraba Paula Martín, aprovecharán su beca para realizar un mapeo consistente en un análisis longitudinal de los datos que permita observar cómo ha variado la situación de las mujeres rurales de antes de la pandemia a después, analizando los datos por meses, y, posteriormente, tratarán de conocer, “a través de entrevistas abiertas con mujeres rurales de diferentes municipios y sectores, cuáles son las percepciones que tienen sobre cómo ha afectado la Covid19 a su situación laboral”.