La Diputación afronta 2022 con 74 millones de presupuesto

Partido Popular y Ciudadanos sacan adelante en solitario sus cuentas económicas, con “gran responsabilidad y orgullo”, sin aceptar ninguna de las enmiendas planteadas por el Grupo Socialista

Parece que la ruptura escenificada en el gobierno de la Junta de Castilla y León entre Partido Popular y Ciudadanos no ha traspasado fronteras, por lo menos no ha llegado al seno de la Diputación de Segovia, donde populares y liberales demostraron ayer que su pacto “de gobierno”, que no “de gobernabilidad”, sigue fuerte, y en el último pleno del año aprobaron los presupuestos más expansivos de la historia de la institución provincial, para 2022, con un montante de 73.933.000 euros, un 10,34 por ciento más que en 2021.

En su memoria, el presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, afirmó que se trata de unos presupuestos que contemplan “suficientes actuaciones positivas, surgidos del conocimiento de la provincia y de escuchar a los ayuntamientos”. Junto con el diputado de Hacienda, Óscar Moral, que habló de unas cuentas que suponen “gran responsabilidad y orgullo”, expusieron unas cifras en las que destacan las inversiones, que ascienden hasta los 15.426.402 euros (un 30,02 por ciento más que este año), con partidas como los más de 6 millones del Plan de Inversiones Municipales (PAIMP), los 3,3 millones del plan de carreteras, los 7,5 destinados a Servicios Sociales, los 2 millones para la construcción de los inmuebles que albergarán dos parques provinciales de bomberos, o los 1,2 millones de euros de los planes de empleo.

El presupuesto para 2022 salió adelante con el apoyo de PP y Cs, que rechazaron todas las enmiendas a su propuesta planteadas por el Grupo Socialista, por valor de 5,3 millones de euros. Proponían, entre otras partidas, un millón de euros para cada uno de los dos parques provinciales de bomberos que sugieren en las comarcas Nordeste y Tierra de Pinares de la provincia, un millón para depuración de aguas residuales, y un incremento de dinero para otros proyectos en materia cultural, arreglo de iglesias y ermitas, polígonos industriales, empleo y agricultura y ganadería. El portavoz del Grupo Socialista lamentó que el equipo de Gobierno rechazara sus enmiendas y denunció que el presupuesto plasma “un modelo de gestión que no compartimos, basado en la falta de transparencia y en el clientelismo político, que vienen siendo señas de identidad del PP en la Diputación y a las que se ha sumado, de manera vergonzosa Ciudadanos, que decía venir a regenerar la acción política”.

Tanto el portavoz del Grupo Mixto-Ciudadanos, Ángel Jiménez, como el diputado de Hacienda, acusaron a los socialistas de presentar tarde y mal las enmiendas, afirmando el primero que “no tienen (al PSOE) intención de negociar nada, solo les interesa el victimismo”, mientras que Óscar Moral incidió en que “pretenden enmendar unos presupuestos, como siempre a crédito, para que la financiación la busquen otros”.

Finalmente las enmiendas socialistas fueron rechazadas por la mayoría de PP y Cs, y continuaron lanzándose dardos ya en el debate de la propuesta inicial del presupuesto.

Diputacion Pleno Votacion Ciudadanos PP KAM5648
Populares y Ciudadanos aprobaron su propuesta de presupuesto. /KAMARERO

Desde el Grupo Socialista se insistió en pedir “transparencia” en las cuentas, refiriéndose a los remanentes que se sumarán en unas semanas al presupuesto. “A lo largo del ejercicio veremos cómo se incluyen más de una de nuestras propuestas, como viene haciéndolo reiteradamente el equipo de Gobierno”, aseguró San Macario.

En su intervención, el portavoz del Grupo Popular, José María Bravo, defendió un presupuesto “sensato y ambicioso” y respondiendo a los socialistas aseguró que “claro que implementaremos partidas presupuestarias con los remanentes, pero ustedes las implementan sin saber en qué consisten los proyectos. No monten el caballo de los demás. Estos son unos presupuestos buenos para la provincia”, concluyó.

Cs guarda silencio

El Grupo Socialista esperó hasta el turno de ruegos y preguntas para dirigirse a la diputada de Ciudadanos y responsable del Área de Empleo, Promoción Provincial y Sostenibilidad, Noemí Otero, para preguntarle sobre su futuro en el cargo, “después de que su partido sufriera el lunes la traición, humillación y deslealtad en las Cortes de Castilla y León por parte del PP”. El viceportavoz del PSOE, José Antonio Mateo, le preguntó si “va a ser fiel a sus votantes, coherente con su partido y va a tener la dignidad de abandonar todos los cargos que ocupa en el equipo de Gobierno de esta Diputación, cuando está en ese cargo gracias al pacto de la rapiña que PP y Ciudadanos orquestaron desde Valladolid”.

Noemí Otero preguntó entonces a la secretaria de la Diputación si debía responder al diputado socialista, a lo que la funcionaria alegó que “lo normal es que los ruegos y preguntas se circunscriban a la acción de gobierno”. El presidente de la Diputación intervino seguidamente para aclarar que “no está obligada a responder”. Y Mateo se dirigió a De Vicente para preguntarle si iba a ser “consecuente” y “destituirá a Otero o va a mantenerla para cuidar su cada vez más próximo fichaje por el Partido Popular, recordando que la Junta le impuso desde Valladolid incluir a una diputada de Ciudadanos en su equipo”. El presidente replicó que “nadie me impuso nada”, pidiendo dignidad al diputado socialista, y remitiéndose a las declaraciones que efectuó el lunes en los medios de comunicación.