Sacerdotes de la Diócesis en la Catedral de Segovia durante la misa crismal. / E.A
Publicidad

La diócesis de Segovia inicia el curso con cambios en la organización tanto interna como en las parroquias de la capital y de la provincia. El obispo César Franco ha concretado en los últimos días los nombramientos de nuevos responsables parroquiales, así como en el seno de la organización diocesana.

Así, el sacerdote Mariano Sanz González ha sido nombrado como nuevo vicario judicial y la hermana Patricia González Fernández, perteneciente al Instituto Oblatas de María Inmaculada pasa a ejercer el cargo de secretaria del obispo.

En cuanto a los cambios en las parroquias, el obispo ha aprobado el nombramiento en el arciprestazgo Segovia Ciudad del sacerdote Melchor Redondo Ortega como párroco ‘in solidum’ en la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, en la que trabajará junto al sacerdote Pedro Prieto, que ejercerá como moderador.

Asimismo, en la parroquia de San José, el sacerdote Felicien Malanza Muganga ha sido designado como vicario parroquial, cargo que compatibilizará con el de capellán de las Concepcionistas Franciscanas y del cementerio.

En el arciprestazgo Coca-Santa María, ha sido nombrado Jean Damascene Ndayisisenga como vicario de la Unidad Parroquial de Santa María la Real de Nieva, que incluye las localidades de Ochando, Nieva, Tabladillo, Pascuales, Ortigosa de Pestaño, Pinilla Ambroz, Villoslada y Balisa.

También se han registrado cambios en el arciprestazgo Cantalejo-Fuentidueña, donde Pedro Pablo Moreno de la Villa ha sido nombrado administrador parroquial de Cabezuela, Sebúlcor, Aldeonsancho y Puebla de Pedraza, pueblos todos ellos pertenecientes a la Unidad Parroquial de Cantalejo.