OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Publicidad

Bajo el lema ‘Pueblo de Dios en salida’, cerca de 2.000 personas procedentes de las diócesis de toda España participarán desde hoy y hasta el domingo en el Congreso de Laicos, con el que la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar ha convocado a la parte más activa de la Iglesia española para poner sobre la mesa la labor de los laicos en la evangelización y buscar fórmulas de futuro que puedan potenciar y enriquecer esta tarea.

Desde la diócesis de Segovia, un total de 12 personas pertenecientes a movimientos y asociaciones eclesiales activas en la provincia acudirán a este congreso tras meses de trabajo previo en el que han analizado el documento ‘instrumentum laboris’ en el que la organización ha planteado hasta 40 itinerarios de trabajo en los que se analizarán aspectos que van desde la familia, los centros educativos, la pobreza, la inmigración o la participación de las personas con discapacidad.

La delegación estará encabezada por el Vicario General Ángel Galindo, al que acompañará el Vicario de Pastoral Francisco Jimeno y el responsable diocesano de Apostolado Seglar Isaac Benito, que integrarán la representación sacerdotal. La lista la completan  Ángel Anaya (Camino Neocatecumenal), Antonio Crespo (Cursillos de Cristiandad), Carlos Monjas (delegación de Juventud), Florinda Callejo (Catequesis), José Antonio García (Apostolado Seglar), María Luisa Lázaro (enseñanza), Mariano Illana (Cáritas), Pilar García Román e Inmaculada López Rodríguez.

El Vicario de Pastoral señala que acuden al Palacio de Cristal de Madrid, sede del congreso, con la ilusión de que esta iniciativa sirva para conseguir “un laicado en acción”,  y alabó la metodología de trabajo propuesta, basada en tres grandes bloques: reconocer, interpretar y elegir.

En el primer bloque,  Jimeno señaló que se trabajará en el análisis de las “luces y sombras” que  existen en la vocación y misión de los laicos, para después interpretar  la vocación laical a través de personas “adultas en la fe y comprometidas con la evangelización”. Estos dos bloques llevan a un tercero, destinado a encontrar “cauces de crecimiento personal y comunitario desde la conversión pastoral y misionera”,  según explicó el vicario, que  darán lugar a acciones concretas para desarrollar estos objetivos.

El trabajo previo al congreso se desarrolló en las parroquias y arciprestazgos, así como en los movimientos y asociaciones de la diócesis a través de una encuesta remitida a mediados del pasado año  en la que se recababa el análisis de las distintas líneas de trabajo propuestas. En Segovia, la respuesta no ha sido todo lo importante que cabía esperar, pero Jimeno precisó que el trabajo “será fructífero, porque todos han estado muy bien informados”.

Las conclusiones de este congreso serán llevadas la próxima semana a la permanente del Consejo Diocesano de Pastoral, donde los representantes expondrán el resultado de su trabajo y marcarán las pautas de las posibles acciones emanadas del encuentro.