Publicidad

Circular con el coche  por el punto kilométrico 125,4 de la Autovía A-1 a una velocidad que no se ajuste  a la permitida por la legislación es garantía de una sanción económica. El radar de la Dirección General  de Tráfico colocado en ese punto, en el término municipal de Fresno de la Fuente no hace prisioneros y ‘castiga’ de forma inmisericorde a los conductores  a los que les gusta  pisar el acelerador por encima de las normas. Su eficacia se prueba  con las cifras, y el pasado año, un total de 16.754 denuncias se tramitaron merced a los datos facilitados por el radar, lo que le sitúan como el más ‘multón’ de Castilla y León.

El estudio realizado por Automovilistas Europeos Asociados (AEA), en el que se analiza la actividad de  los más de 1.000 radares fijos que Tráfico tiene desplegados por las carreteras españolas  señala a este radar como el más prolífico en sanciones de la región, y ocupa el puesto 33 en el  ‘top 50’ de los que acumulan más sanciones en todo el territorio nacional.

En el análisis de los radares instalados en la provincia, el segundo lugar lo ocupa el instalado en el kilómetro 59,2 de la Nacional VI a su paso por el Puerto de los Leones,  que registró un total de 10.592, y que de acuerdo a los datos del estudio de AEA ha vuelto a incrementar exponencialmente sus denuncias con respecto  a 2018, donde sólo contabilizó 181. El hipotético podio es en su tercera posición para el radar instalado en la AP-6 a la altura del kilómetro 59,2  en San Rafael, donde en 2019 contabilizó 4.228 denuncias y mantiene la media en torno a las 4.000 denuncias anuales que registra en los tres últimos años.

Muy cerca del radar más ‘multón’ de la provincia, ocho kilómetros después, se sitúa el instalado también en la A-1, en esta ocasión en Honrubia de la Cuesta, donde se registraron un total de 2.265 denuncias, y tras él se sitúa el de la travesía de Mata de Cuéllar, ubicado en el kilómetro 99,6 de la CL-602 con 1.861 denuncias.

Cerca de la capital se sitúa el radar instalado entre Fuentemilanos y el cruce con varias carrreteras, en el kilómetro 208 de la N-110, que registró el pasdo año 1.776 denuncias, y también en la CL-602 en San Cristóbal de Cuéllar (km. 105,7) y la travesía de Mata de Cuéllar (98,6), los radares registraron 1.087 y 1.066 denuncias  respectivamente.  Lejos ya del millar de denuncias se sitúa otro radar instalado también en la CL-602 , concretamente en el kilómetro 108 a su paso por Vallelado, y el que menores sanciones origina, ubicado en el kilómetro 71,2 de la N-VI en Navas de San Antonio, con 748 multas.

Con respecto a Castilla y León, si bien el de Segovia es el radar que acumula mas multas, en la misma autovía hay también dos puntos de concentración de denuncias en Burgos,  uno de ellos  situado en el kilómetro 234,4 de la misma autovía, cerca del nudo de Landa, en Burgos, que el pasado año denunció a 15.436 conductores, un 19 por ciento menos que el año anterior, cuando detectó 19.091 infracciones.

También en la provincia de Burgos se encuentra el otro radar de la comunidad que figura en la lista, concretamente en el punto kilométrico 194,2, cerca de Quintanilla de la Mata, donde se denunció a 13.913 conductores, un 10,3 por ciento más que el año anterior.

Estas cifras se encuentran lejos del radar más activo de España, que se encuentra situado en el kilómetro 478,1 de la AP-7 en Sagunto (Valencia), en el área de servicio, aparato que denunció a 59.428 conductores durante el pasado año (un 1.300 por ciento más que en 2018),

Las 2.933.089 denuncias totales en el país suponen un incremento del 13,3% sobre las realizadas en el mismo periodo del año anterior (2.588.125), según el estudio de la organización, que atribuye este hecho a la activación de numerosos radares, muchos de ellos “apagados” en 2018.

Por comunidades autónomas, el informe de AEA destaca que los radares más activos se han localizado en Andalucía, con 680.583 denuncias formuladas y que representan el 23,2% del total; en Madrid, con 373.078 denuncias (12,7%) y en la Comunitat Valenciana, con 335.953 (11,4%). Por el contrario, los radares situados en La Rioja (39.024), Cantabria (40.147) y Navarra (48.447) son los que menos denuncias contabilizaron.

De los 50 radares que formularon el 41,5 por ciento del total de denuncias (1.218.577), 24 ya aparecían en el ranking de cinemómetros más activos del año anterior mientras que los otros 26 se sitúan en nuevos emplazamientos.