Los agentes de Tráfico se disponen, ayer, a montar uno de los drones con los han comenzado a vigilar las carreteras de la provincia. / andrea redondo
Publicidad

El despliegue de los drones para la vigilancia de las carreteras ya ha llegado a la provincia de Segovia. Ayer se presentaron y comenzaron a realizar las primeras intervenciones en algunos puntos de la provincia, concretamente en el Puerto del León, en el límite de la provincia de Segovia con Madrid. Posteriormente se desplazaron a la N-603 (entre Segovia y San Rafael), y por la tarde se situaron en las inmediaciones de Cuéllar, desde donde vigilaron la Autovía de Pinares A-601.

La subdelegada del Gobierno en Segovia, Lirio Martín; y el jefe provincial de Tráfico, Pedro Pastor,  presentaron estos dispositivos junto con agentes de la Agrupación de Tráfico y miembros de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia.

En total, la DGT cuenta con once drones, tres de ellos certificados por el Centro Español de Metrología (CEM). Estos drones darán servicio en todo el territorio español. A la Comunidad de Castilla y León se destinan dos, y Segovia los recibirá de acuerdo a un calendario ya establecido, según indicó el jefe provincial del Tráfico.

La flota de drones se compone de varios modelos: Phantom 2, Phantom 4 Pro, Matrice 200 y S900.  Sus características son similares, ya que tienen un radio de acción de aproximadamente 500 metros, funcionan a una altura de 120 metros y cuentan con una autonomía de vuelo de dos horas, “lo que supone una inmediatez en la movilización de medios, flexibilidad operativa y polivalencia de los servicios a prestar”, señaló la Subdelegación del Gobierno.

La incorporación de estos aparatos no tripulados, a los servicios de vigilancia aérea de la DGT, contribuirá a una mejor gestión de tráfico.

Sus funciones son cuatro principalmente: la vigilancia del tráfico en aquellos tramos donde el riesgo de accidentabilidad es mayor, con el objetivo de dar mayor protección de los colectivos vulnerables (ciclistas, motociclistas y peatones) y realizar una vigilancia en tramos de riesgo.  En segundo lugar, dar mejor servicio en los operativos especiales de Tráfico, a través de la monitorización y el apoyo a la regulación del tráfico en operaciones y eventos especiales. Las imágenes tomadas son transmitidas en tiempo real a los Centros de Gestión de Tráfico. En tercer lugar, apoyar en situaciones de emergencia, entendidas como aquellas incidencias sobrevenidas que por su gravedad afecten de manera notable a la circulación y seguridad de los usuarios de las vías.  Y en cuarto lugar, detectar infracciones, realizando una supervisión de distracciones durante la conducción y controles de velocidad.

Pedro Pastor remarcó que “las infracciones captadas por drones podrán ser notificadas en el acto. Todas ellas, dispondrán del fotograma correspondiente con la evidencia de la infracción cometida por el conductor.”

Tras su permanencia en Segovia se presentarán en Valladolid y en Palencia en los próximos días.

Un piloto y un agente para hacer efectivas las multas


El jefe provincial de Tráfico de Segovia, Pedro Pastor, hizo hincapié en la validad de las multas que se tramitan a través de los controles mediante los drones.

De este modo dejó claras las dudas que había lanzado la principal asociación de conductores, Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que sostenía  que multar desde estos aparatos podría no tener validez. Según esta asociación, al no haber presencia de un guardia civil que observe las imágenes que la cámara del dron capta, estas no pueden ser consideradas para ser multadas dado que quienes las pueden ver son empleados públicos de la DGT y no agentes de la autoridad.

Sin embargo, tanto la DGT como la Subdelegación del  Gobierno recuerdan que es un piloto quien se encarga del manejo del dron, mientras un agente de la agrupación de la Guardia Civil de Tráfico, mediante una pantalla, se encarga del manejo de la cámara para vigilar las posibles infracciones de los conductores. Si se detecta una de estas infracciones se comunica por radio a otros agentes situados en la carretera, quienes notifican en el acto la denuncia al conductor. También existe la posibilidad de que con las imágenes tomadas se pueda tramitar una sanción con el envío de captura gráfica de la infracción al centro automatizado de denuncias de León y así se pueda notificar al infractor en su domicilio el expediente sancionador como explicaba el director provincial de tráfico Pedro Pastor.