Guardia Civil Trafico KAM7103
La Guardia Civil realiza un control de tráfico en Segovia. / KAMARERO

La Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha, entre los días 6 y 12 de diciembre, una campaña de vigilancia de alcoholemia y otras drogas, que se extenderá en todas las carreteras de la provincia de Segovia.

La subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, incidió en que “estos controles tienen como objetivo prevenir que quienes hayan bebido alcohol o consumido drogas se pongan frente a un volante, para evitar así accidentes, muertes y desgracias personales y familiares”.

Añadió que, “con el consumo de alcohol y drogas, aunque creamos que estamos en pleno uso de nuestras facultades físicas y mentales, lo que estamos haciendo es multiplicar el riesgo de sufrir un accidente”.

La subdelegada manifestó que “el alcohol no sólo está relacionado con una mayor accidentalidad, sino que también repercute en una mayor mortalidad, puesto que es un factor relacionado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas”.

Además, aún con tasas de alcoholemia dentro de los márgenes legales permitidos, el nivel de riesgo de accidente de tráfico puede verse incrementado. “La única tasa segura es 0,0%”, insistió Martín.

En la anterior campaña, que se realizó en pasado mes de agosto, se realizaron en las carreteras de la provincia un total de 1.741 pruebas y se formularon 43 denuncias, nueve con tasas penales.

Tasas y riesgo

  • De 0,3 a 0,5 g/l: Excitabilidad emocional, disminución de la agudeza mental y de la capacidad de juicio. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por dos.
  • De 0,5 a 0,8 g/l: Reacción general más lenta, alteraciones en los reflejos, comienzo de la perturbación motriz, euforia en el conductor, distensión y bienestar, tendencia a la inhibición emocional, comienzo de la impulsividad y agresividad al volante. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por cinco.
  • De 0,8 a 1,5 g/l: Estado de embriaguez importante, reflejos muy perturbados, pérdida del control preciso de los movimientos, problemas serios de coordinación, dificultades de concentración de la vista, disminución notable de la vigilancia y percepción del riesgo. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por nueve.
  • De 1,5 a 2,5 g/l: El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 15.