Publicidad

El trabajo técnico y científico en los principales yacimientos arqueológicos sobre los que los expertos trabajan en la provincia no se verá inicialmente limitado por la crisis sanitaria, y los distintos proyectos ya han recibido el visto bueno del Gobierno regional.
Así, la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Segovia ha tomado conocimiento de cinco resoluciones de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Consejería de Cultura y Turismo, por las que concede autorización para realizar excavaciones en otros tantos enclaves arqueológicos de la provincia, en el marco de diferentes proyectos de investigación.

En concreto, las autorizaciones concedidas corresponden a la realización del estudio geoarqueológico del yacimiento achelense (así se denomina a la industria lítica del Paleolítico inferior en la que destaca la fabricación de hachas talladas por las dos caras) de Armuña; las excavaciones en el Abrigo de San Lázaro y en la Cueva del Zipi, la prospección en la Cueva de Tarascona y la excavación arqueológica en el yacimiento de la Peña de Santana y prospección de su entorno, en Segovia capital, que están incluidas en el proyecto ‘Primeros Pobladores de Segovia’ en el valle del Eresma.

Asimismo, también han sido autorizadas las excavaciones en distintos yacimientos del municipio de Sepúlveda y, por último, las excavaciones de la ‘Ciudad Romana de Confloenta’ en el yacimiento de Los Mercados de Duratón, un proyecto de investigación en torno la ciudad de Confloenta -fundada a inicios del siglo I a.C. por la República Romana- que desde 2016 continúa su andadura para recuperar y conocer este singular exponente del mundo urbano romano en el centro de la Cuenca del Duero.

Por otra parte, la Comisión ha autorizado el proyecto de rehabilitación del Molino de los Señores de Segovia para su uso turístico. La propuesta mantiene la sala de molienda en su estado original y contempla la incorporación en las plantas superiores del alojamiento hostelero, a través de la distribución de seis unidades de apartamentos turísticos.
Las actuaciones del proyecto son compatibles con la conservación de las características arquitectónicas del edificio, en tanto que es Bien de Interés Cultural, por lo que no se interviene sobre la estructura, cerramientos, cubiertas o carpinterías existentes y se utilizan elementos prefabricados en tabiquerías, solados o instalaciones, que permitan si fuera necesario, su reversibilidad.