Las medidas de limitación de desplazamientos y transporte establecidas por el decreto de estado de alerta promulgado por el Gobierno para mitigar los efectos de la pandemia del coronavirus  redujeron ayer muy sensiblemente los efectos sobre el tráfico de la nevada caída ayer en la provincia, donde apenas se registraron problemas relacionados con la vialidad en las carreteras comarcales, regionales y nacionales que la atraviesan.

Los dispositivos establecidos por las autoridades provinciales y autonómicas, así como por la empresa concesionaria de las autopistas AP-6, AP-61 y AP-51 movilizaron todos sus recursos para la limpieza y acondicionamiento de las carreteras para el tráfico, por lo que no se registraron incidencias significativas relacionadas con la nevada. El más destacado ocurrió a mediodía de ayer, donde un accidente de tráfico en la AP-6 obligó a cortar varias horas la vía en ambos  sentidos, quedando restablecido el tráfico a primera  hora de la tarde.

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, ha desactivado este lunes, desde las 17.00 horas, la Fase de Alerta del Protocolo de Vialidad Invernal por nieve en zonas de la Cordillera Cantábrica de Burgos, León y Palencia, así como en la meseta palentina y en la provincia de Valladolid.

Estas situaciones se habían activado a lo largo de la jornada de este domingo o la pasada madrugada.

Por el momento, la Delegación del Gobierno mantiene activas alertas en otras ocho zonas tales como Burgos, a excepción de la Cordillera Cantábrica, la provincia de Soria, la comarca zamorana de Sanabria, meseta y Sistema Central de Segovia, meseta y Sistema Central de Salamanca y meseta y Sistema Central de Ávila.

En estos lugares se prevé que la fase de alerta quede desactivada  en las primeras horas de este martes.