Publicidad

Si bien durante toda la campaña electoral para los recientes comicios municipales, así como en reiteradas intervenciones a lo largo de los últimos años, todos los grupos políticos del Consistorio se habían comprometido ya con la creación de un aparcamiento disuasorio en la periferia de la ciudad, el pleno municipal dio este viernes un paso más en este sentido: el consenso político en el impulso de la infraestructura.

La Corporación municipal aprobó por unanimidad la moción presentada por Ciudadanos para la construcción de un disuasorio que ayude a la descongestión y reducción del tráfico en el casco urbano de la ciudad, además de a rebajar los niveles de contaminación del aire en el núcleo segoviano, incentivar el uso del transporte público y servir de área multiusos.

Una aprobación no exenta de dudas, pues no está claro cómo afectaría su puesta en marcha a los contratos ya firmados con las empresas de explotación de los distintos parkings de Segovia, tal y como planteó el grupo de Podemos-Equo.

Su ubicación es otra de las grandes cuestiones –la principal, más bien–, especialmente teniendo en cuenta que las dos parcelas planteadas por Ciudadanos en la moción como posible localización son incompatibles con la creación de la infraestructura –una pertenece al Ministerio de Defensa y para la otra ya existe un proyecto de urbanización–.

Así las cosas, el Ayuntamiento se inclina más, tal y como afirmó ya la alcaldesa, Clara Luquero, durante la campaña y recordó ayer el concejal popular José Luis Huertas, por los terrenos de El Tejerín. La superficie de esta parcela triplica a la de la ciudad deportiva de La Albuera y ya está en marcha la redacción de un ‘masterplan’ –cuyo coste asciende a 18.000 euros– para el estudio de la parcela como posible destino del futuro disuasorio.

El coste estimado por la Concejalía de Urbanismo para este aparcamiento se situaría en torno al millón y medio de euros.