Coral Ágora
Imagen de archivo de una actuación de la Coral Ágora. / EL ADELANTADO

Si se hablase de fútbol, esta competición sería similar a la Champions. Así define la Coral Ágora de Segovia al Concurso Nacional de Canto Coral que se celebra hoy en la localidad de San Vicente de la Barquera, tras haber sido aplazado dos años a causa de la pandemia. La agrupación segoviana se hizo con un puesto en el certamen después de ganar en 2019 el Concurso Nacional de Corales ‘Antonio José’ de Burgos, y se enfrentará a los ganadores de los otros cuatro concursos que tienen lugar en España, para convertirse en el mejor coro nacional del año.

“Es una experiencia maravillosa y, a la vez, de mucha responsabilidad”, asegura la directora y fundadora de la Coral Ágora de Segovia, Mª Luisa Martín. Debido a su cancelación en 2020 y 2021, llevan dos años preparándose para poder dar hoy lo mejor de sí. De hecho, hace dos semanas que intensificaron su trabajo con ensayos diarios. Cuando no tienen a la vista “un acontecimiento tan importante”, lo habitual es que los cerca de 40 integrantes de la agrupación se reúnan los domingos en La Cárcel – Centro de Creación durante dos horas y media o tres, mientras que los lunes ensayan los hombres y los martes las mujeres, en sesiones de dos horas, en la Iglesia de San Nicolás.

Esta edición cuenta con cinco de los mejores coros de España, además del segoviano; Mistura Vocal de Vigo, ganador del Certamen de la Canción Marinera de San Vicente de la Barquera; el Coro de Voces Blancas del Conservatorio Profesional de Música de Santa Cruz de Tenerife, ganador del festival de Ejea de los Caballeros (Zaragoza); el Coro de Jóvenes de Madrid, ganador del Certamen Nacional de Nanas y Villancicos Villa de Rojales (Alicante); y el Coro Jóvenes Cantoras de la Jorcam de Madrid, ganador del Certamen Nacional de Música Coral de Villanueva de la Serena (Badajoz).

Aunque son conscientes de la “dificultad” que esto conlleva y su principal objetivo es realizar una buena actuación, la Coral Ágora luchará por hacerse con el primer premio y, para ello, interpretará una habanera como obra “obligada” y tres temas libres: uno lituano contemporáneo, un tango de Piazzoll y, el “más complicado”, un salmo ‘Cantate Domino’ a ocho voces.

Cuatro décadas de canto

Puesta en marcha hace cuatro décadas –nació en 1983 y, tras un parón de unos años, retomó su actividad en 1996-, la Coral Ágora está compuesta por cerca de 40 personas, tan solo 15 hombres; estos son tenores y bajos, y las mujeres sopranos y contraltos. “Todos los coros estamos escasos de tenores, que es lo que más cuesta conseguir”, manifiesta Martín.

No son profesionales, sino un coro aficionado, por lo que los componentes han de compaginar su trabajo con el canto, de ahí que sus logros tengan aún más mérito. Para seguir cosechando éxitos, conservarán la que consideran que es la clave de sus triunfos: el trabajo y la constancia. “La música es como el deporte, tienes que trabajar día a día”, afirma la directora de la Coral Ágora. De ahí que ellos ensayen durante todo el año, para mantener siempre su mejor nivel.