04 01 nereallorente web
Estado de las obras de restauración de la Muralla de Segovia en la zona del Hospital de la Misericordia la pasada primavera. / Nerea Llorente

La conservación de la Muralla de Segovia exige inversiones constantes. Desde el gobierno municipal apuntan que desde el año 2006 se han destinado a este monumento cerca de seis millones de euros y en este momento hay dos intervenciones con un coste millonario que afectan a dos tramos muy distintos de su trazado. Por un lado, como ya informó El Adelantado el pasado día 1, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, dentro de su programa de Rehabilitación Arquitectónica, ejecuta la obras del Teatro Cervantes, edificio que se encontraba adosado al paño de la muralla, que quedará liberada con la recuperación de un espacio escénico en esta céntrica zona de la ciudad. El otro tramo, de 311 metros, se encuentra en la cara norte, junto al Hospital de la Misericordia —otro edificio adosado al monumento—. Este proyecto tiene un presupuesto inicial de 1.124.373 euros y está financiado en un 75% gracias al programa del 1,5% cultural del Gobierno de España. El Ayuntamiento aporta 366.150 euros.

De cara a los próximos meses el gobierno municipal avanza en la tramitación de otros dos proyectos para continuar la conservación de la Muralla de Segovia. Por un lado, dentro del Plan Impulsa Patrimonio del Gobierno de España, Segovia, como integrante del Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad, ha recibido tres millones de euros de fondos europeos para desarrollar proyectos de rehabilitación, con criterios de sostenibilidad, de espacios patrimoniales en la ciudad para uso turístico, entre ellos la muralla, incluyendo el acceso al adarve en el entorno del Acueducto. Con un presupuesto estimado de un millón de euros, permitirá hacer realidad un convenio suscrito al amparo del Plan Especial de Áreas Históricas (PEAHIS) que contempla facilitar ese acceso al adarve en la zona de la huerta del Seminario, mejorando el entorno, el más visitado, y cambiando la iluminación.

El Ayuntamiento no ha iniciado todavía el procedimiento para licitar el contrato de las obras, aunque la intervención tiene que estar realizada antes de que finalice 2023.

El otro proyecto, más modesto, es para la consolidación de la muralla en la torre 86 y el lienzo contiguo, con un presupuesto de 39.557,68 euros (IVA incluido), financiado también con una subvención, en este caso del Ministerio de Cultura y Deporte dentro de la convocatoria de ayudas a la conservación, protección y difusión de bienes declarados Patrimonio Mundial de este año.

El proyecto se redactó en abril del año pasado y en junio de ese mismo año recibió el visto bueno de la Comisión Territorial de Patrimonio de la Junta, con la advertencia de que los trabajos de limpieza de pinturas y grafitis que hay en el lienzo de la muralla “deben llevarse a cabo por personal cualificado especialista en este tipo de trabajos de restauración”.

Parón

Las obras que se ejecutan en el tramo de Muralla de más de 300 metros, junto al Hospital de la Misericordia, han sufrido un parón en verano debido por una parte a la necesidad de modificar el proyecto original y, por otra, a las vacaciones de los trabajadores en agosto, por convenio, según ha explicado la alcaldesa y concejala de Patrimonio Histórico, Clara Martín.

La alcaldesa ha recordado que el proyecto modificado se aprobó el 14 de julio, ya que la pasada primavera, mientras se llevaban a cabo los trabajos se comprobó que en algunos aspectos el proyecto no se correspondía con la realidad del tramo en restauración.

Martín ha explicado que “había zonas que pensábamos que estaban en mejor estado de conservación pero se ha visto que esta era deficitaria, sobre todo en el punto que se denomina de Fuente Cercada, donde hay grandes árboles asentados sobre la muralla y la empresa adjudicataria ha tenido que desmontar y montar el paño entero para poderlo consolidar y que no cayera hacia la calle”.

Tras la modificación del proyecto es necesario también modificar el contrato con la empresa adjudicataria, un trámite que la responsable municipal espera resolver en las próximas semanas, algo que también señaló el pasado día 1 el secretario general de Agenda Urbana y Vivienda, David Lucas, cuando visitó Segovia para supervisar personalmente los trabajos que se desarrollan en el otro tramo en restauración, el del Teatro Cervantes.

Hay que tener en cuenta que el Ministerio también ha concedido una ampliación por dos meses del plazo de ejecución de esta intervención en la muralla, que inicialmente finalizaba en julio. Según la regidora segoviana, el grueso de la parte estructural está ya terminado y lo que resta por hacer son “remates”.

Sorpresa negativa

No es la primera vez que trabajos de conservación de la Muralla revelan alguna sorpresa negativa a los responsables municipales. En este sentido, en 2020, cuando se ejecutaban obras en la zona de la calle del Arquitecto Odriozola, a la altura del número 2, junto al Postigo del Consuelo, se descubrió una grieta entre el adarve y la hoja exterior del monumento, entre las torres 22 y 23, de mayor tamaño de lo previsto inicialmente. Eso obligó a intervenir a mayores, y lo que en un primer momento iba a tener un coste que no alcanzaba los 10.000 euros en el mes de mayo de ese año, pasó en julio a más de 36.000 y finalmente, cuando se finalizaron en noviembre, la factura había ascendido a 77.000 euros (IVA incluido), después de una intervención muy delicada y compleja que, en parte, consistió asimismo en desmontar y volver a montar el paño.

En mayo de 2020 se llevaron a cabo también otros trabajos de consolidación en una zona cercana, la del mirador del Postigo del Consuelo, entre el Acueducto y el cubo 12 de la Muralla, intervención que incluyó la supresión del cableado junto a uno de los pilares del monumento romano, en la zona baja del citado postigo.

En total, esa inversión ascendió a 22.120 euros y 10.980 corrieron a cargo del Ministerio de Cultura y Deporte, dentro de la línea de ayudas anual del programa Proyectos de conservación, protección y difusión para bienes declarados Patrimonio Mundial correspondiente a la convocatoria de 2019.

Bien conservada

La Muralla de Segovia es una de las pocas del territorio nacional que se conserva prácticamente en su totalidad. A lo largo de sus casi tres kilómetros y medio muestra gran variedad constructiva, fruto de actuaciones y, en ocasiones, restauraciones más o menos afortunadas a lo largo del tiempo, según historiadores y expertos en patrimonio cultural.

Sus restos más antiguos, grandes sillares de granito, se remontan a la época romana y han servido de apoyo a la muralla medieval. Estos restos son apreciables a lo largo de determinados tramos por medio de basamentos de granito como los que se coservan en el nivel inicial del Alcázar y en la zona de la Puerta de San Andrés.

A lo largo de su historia ha pasado por diferentes etapas en cuanto a sus funciones. Entre los siglos XI y XVI mantuvo su origen de protección defensiva, del XVII al XVIII el de edificio a reparar, en el XIX incluso el de estorbo urbanístico y en el XX se llevan a cabo varias restauraciones, la última de ese siglo en 1995.

Datos Históricos

  • Siglos XI-XII. La construcción de la muralla medieval se data entre los años 1088 y 1112. Aunque la ciudad antigua está situada sobre una roca alargada de Este a Oeste, entre los ríos Eresma y Clamores, posición que aseguraba una defensa natural, no obstante se reforzó. Así nace la fortificación que nace y muere en el Alcázar.
  • Siglo XIII. Si durante el siglo XII el territorio de Segovia tuvo carácter fronterizo, con incursiones temporales de musulmanes, el cáracter militar de la ciudad cede con el tiempo y en el siglo XIII los historiadors consideran que estaba atenuado.
  • Siglos XIV a XV. No fue escenario de grandes batallas o asedios, solo en las revueltas internas la muralla cumplió su función defensiva. Las casas pronto comenzaron a apoyarse sobre sus muros, hasta el punto de que los Reyes Católicos prohibieron edificar sobre ellos.
  • Siglo XVI. La muralla se usa solo como lindero y comienzan los problemas sobre a quién corresponde costear sus reparaciones. Se otorgan licencias para abrir huecos o para apoyar corredores sobre la muralla, a la vez que se producen los primeros derribos por ruina documentados. La intención de los Reyes Católicos de restaurarla en su totalidad para devolverla su función ofensiva se queda en proyecto.
  • Siglo XVII. Aunque los muros de la ciudad habían perdido en gran parte su valor militar, eran vigilados por el Concejo pero se sabe que no estaban en buen estado porque Felipe II ordena la entrega de 1.500 ducados para ayudar a reparar sus puertas y muros. En este siglo ya está documentado el saqueo de materiales de piedra y arena, sobre todo en el tramo entre las puertas de San Cebrián y San Juan.
  • Siglo XVIII. La muralla sobrevive con problemas.
  • Siglo XIX. Aunque constan algunas obras de reparación, a su vez comienza la política de derribo de algunas de sus puertas. En 1875 se produce el desplome del cubo de la Puerta de San Andrés. En 1883 se derriba la de San Martín y en 1888 la de San Juan.
  • Siglo XX. Comienza la labor restauradora, especialmente a partir de 1942.
05 01 mapa web
Plano de Segovia de 1916 retocado por ordenador. FUENTE: MEMORIA DEL PROYECTO MODIFICADO DE RESTAURACIÓN DE LA MURALLA DE SEGOVIA EN LA ZONA DEL HOSPITAL DE LA MISERICORDIA

Características

  • Tiene una longitud de 3 kilómetros y 430 metros.
  • El espesor medio de sus muros es de 2 metros y 511 centímetros.
  • La altura media, desde el pie de la roca a las almenas, alcanza 9 metros y 484 milímetros.
  • Tenía en total 86 torres, de las cuales 80 todavía están en pie.
  • Se tiene constancia de la existencia de cinco puertas. Permanecen tres, las de San Cebrián, la de San Andrés o del Socorro y la de Santiago.
  • De los ocho postigos existentes, seis fueron derruidos, aunque se han reconstruido dos de ellos.
  • Hay cinco casas fortificadas junto a la muralla: Alcázar, Casa del Sol o del Matadero (Museo de Segovia), la Casa de Segovia, la de las Cadenas y la de los Picos.
  • Monumento. El recinto amurallado de Segovia fue declarado Bien de Interés Cultural en al categoría de Monumento Histórico Artístico en 1941. La Unesco declara en 1985 a ‘La Ciudad Vieja de Segovia y su Acueducto Romano’ Patrimonio Mundial.
  • Titularidad municipal. La muralla consta en el inventario de bienes municipales del Ayuntamiento de Segovia con el número 2 de matrícula.

Itinerario Arqueológico

El Ayuntamiento de Segovia solicitó en el verano de 2020 al Ministerio de Cultura y Deporte una subvención para financiar un proyecto de financiar un proyecto de señalización del itinerario arqueológico de la Muralla de Segovia, desde la Puerta de San Andrés a la Puerta de Santiago. El presupuesto total era de 22.380 euros y la subvención solicitada alcanzaba los 16.785 (el 75%). El Ministerio resolvió en diciembre de ese año la convocatoria pero concediendo una ayuda de 11.470 euros (el 50% del coste total). Sin embargo, el gobierno municipal nunca sacó a licitación esta inversión y, al no ejecutarse en el plazo establecido, Cultura reclamó la devolución de la ayuda e incluso hubo que abonar 503 euros adicionaes por intereses de demora.

Esta semana se ha aprobado en la Junta de Gobierno Local la actualización del proyecto, financiado en exclusiva por el consistorio segoviano y con un presupuesto de 20.210 euros.