Vestíbulo de la Estación de Autobuses de Segovia, donde la actividad es muy escasa en este momento. / Kamarero
Publicidad

La Concejalía de Tráfico, Transporte y Movilidad se trasladará a las instalaciones de la Estación de Autobuses de la ciudad, de titularidad municipal, aunque antes tendrán que realizarse las obras de adaptación previstas.

El pleno del Ayuntamiento de Segovia aprobó ayer el plan de gestión directa de estas instalaciones con los votos a favor de los concejales del equipo de Gobierno que integran PSOE e IU, de Podemos y la abstención de PP y Ciudadanos.

El citado plan señala un coste anual en torno a 40.000 euros para las arcas municipales e incluye la asunción del compromiso para dotarla del personal estable necesario para el correcto funcionamiento de la instalación.

A partir de ahora, el Ayuntamiento gestionará el tráfico de la estación, así como sus espacios públicos y locales. De momento, ha informado de que iniciará los procedimientos para que la totalidad de los locales salgan a licitación pública. No obstante, aquellos que están ocupados cuentan con una autorización temporal de uso, que será prorrogada mientas no se produzca una nueva adjudicación. Además, reitera que se adecuará uno de los locales como área de descanso y vestuario para las tripulaciones, y cuatro de ellos se destinarán a taquillas para la venta de billetes.

La concejala de Tráfico, Transportes y Movilidad, Claudia de Santos, ha informado de que los procedimientos administrativos para contratar las obras pendientes han estado paralizados durante dos meses por la crisis sanitaria.

Precisamente, la nueva situación derivada de la Covid-19 ha llevado al portavoz de Podemos en el Ayuntamiento, Guillermo San Juan, a reclamar una inversión en bioseguridad y seguridad sanitaria en este espacio municipal “estratégico” por el que antes de la pandemia se movían al año cerca de dos millones de viajeros.

Localizada en el paseo de Ezequiel González, la estación se inauguró en 1978. Desde entonces se han alternado los modos de gestión directa e indirecta. En la década de los 80 y hasta el 2005 se gestionó de manera directa. A partir de esa fecha se adjudicó a una empresa hasta el 2014, momento en el que el Consistorio volvió a asumir la gestión de la infraestructura.