San Lorenzo Cacera Regantes KAM4576
Huerta del Baño, donde se encuentran parte de los huertos municipales, en San Lorenzo. / KAMARERO

La declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de la Acequia o Cacera de San Lorenzo vendría muy bien a los intereses de la Comunidad de Regantes de este barrio segoviano, admite su representante legal, Emilio Fuentetaja, ya que desde noviembre de 2018 se ha generado un procedimiento contencioso administrativo con la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) que ya está muy avanzado en la Sala correspondiente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

Fuentetaja explica que en 2010 la CHD, a través de una resolución de su Presidencia, declara extinguido el derecho de uso privativo de las aguas del río Eresma por parte de la Comunidad de Regantes. Ocho años después instruye un expediente sancionador por la derivación no autorizada del agua del río desde el azud a la cacera, lo que conlleva una sanción económica.

Según este abogado segoviano, que además es del barrio de San Lorenzo, la denuncia de un particular “a quien le entró agua de una de las huertas” destapó esa extinción de la concesión de agua que, aunque documentada desde el siglo XV, no se regulariza ante la Confederación hasta 1970.

“Una barbaridad”

La extinción tiene su base en un error, según el letrado, que califica de “barbaridad” la resolución de la CHD de 2010 ya que llega a afirmar que “las huertas están todas edificadas”.

Señala que tanto el Plan General de Ordenación Urbana de Segovia como el Plan Especial de Áreas Históricas de Segovia (PEAHIS) prohíben la construcción en las huertas como “zona especialmente protegida”

El origen de este error está en que la inscripción del aprovechamiento de aguas por la Comunidad de Regantes para riego incluye también su uso para accionar una turbina de la antigua Fábrica de Loza ‘La Segoviana’, o de Los Vargas, en el mismo barrio de San Lorenzo, una medida que se llevó a cabo en virtud de un acuerdo entre los regantes y los propietarios de esa factoría que se oficializó mediante un acta notarial el 23 de marzo de 1920.

La equivocación, según Fuentetaja, viene por esa concesión conjunta y, a partir de ahí, la extinción de ese derecho ha llevado a la tramitación de dos sanciones a la Comunidad de Regantes por mantener la cacera de riego y a un laborioso contencioso administrativo.

En este sentido, este procedimiento ante los tribunales tiene una doble vertiente: por un lado, defender que los regantes no son responsables de que se continúe derivando el agua del río por la cacera, ya que “es la propia CHD la competente del azud del Eresma y la Ley de Aguas prohíbe intervenir sin autorización”, según el abogado y, por otro, revertir la resolución que acabó con una concesión del uso del agua del río para el riego de las huertas que ya estaba documentada durante el reinado de Enrique IV de Castilla en la segunda mitad del siglo XV.

El representante legal de la Comunidad de Regantes de San Lorenzo recalca, además, que esa resolución no se comunicó formalmente a los interesados, que no la conocieron en su momento, ya que se llevó a cabo mediante edictos.

Los años fueron pasando y las huertas se continuaron, y continúan, regando durante la época estival de acuerdo con otra acta notarial, en este caso de 1964, en la que se acredita la adquisición del aprovechamiento de aguas públicas para el riego de las 26 huertas del barrio de San Lorenzo.

Esta Comunidad de Regantes se regula por unas ordenanzas del siglo pasado que incluyen la organización de los turnos de riego y procurar el buen estado del mantenimiento de la red de canales que forman la acequia.

Los recursos presentados ante los tribunales ya están en la fase de conclusiones del procedimiento, solo a falta de las que presente el abogado del estado. A continuación, el tribunal de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia emitirá la sentencia.

Apoyos

La Comunidad de Regantes de San Lorenzo ha recibido el apoyo de administraciones como el Ayuntamiento de Segovia, que forma parte de la misma por la propiedad de los huertos de ocio municipales, concretamente de la parcela denominada Huerta del Baño, en las inmediaciones de la calle del Cardenal Zúñiga. El concejal de Obras, Servicios e Infraestructuras, Miguel Merino, ha acompañado a los regantes a entrevistarse con la presidenta de la CHD, acompañado por otros responsables socialistas, para la recuperación de la concesión histórica.

Además, fue el Ayuntamiento de Segovia el que solicitó en marzo de 2018 la declaración de la Acequia de San Lorenzo como Bien de Interés Cultural.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Vecinos de San Lorenzo, Félix Maroto, tiene previsto mantener una reunión con la junta de la Comunidad de Regantes a principios de la próxima semana para informarse directamente y expresar su apoyo a estas aspiraciones, incluida la declaración de BIC, al considerar que el barrio es lo que es gracias a sus huertas.

Fuentetaja afirma que es el momento de “echar el resto y de luchar con uñas y dientes por mantener el cinturón verde de la ciudad”.

San Lorenzo Cacera Regantes KAM4537
Inscripción en piedra sobre la historia de la cacera de regantes, situada junto al pilón del barrio de San Lorenzo. / KAMARERO