La Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia: una institución milenaria que debería ser más conocida

Una de las instituciones más antiguas de la española son las Comunidades de Ciudad (o Villa) y Tierra. Surgidas a lo largo del proceso reconquistador y repoblador frente a los reinos árabes de la Península Ibérica entre los siglos XI y XII, constituyeron una forma de organización política de la Extremadura castellana, es decir, las tierras que fueron reconquistadas por el Reino de Castilla, y se caracterizaron por constituir ámbitos territoriales en los que se integraban una serie de alberguerías, adegañas y aldeas, alrededor de una Ciudad o Villa, que solía dar nombre a aquella comunidad.

Con el paso del tiempo, estas instituciones fueron manteniéndose, aunque sus funciones fueron cambiando. Sin embargo, la mayoría aún existen en la actualidad. Una de ellas es la de Segovia. Con capital en la ciudad, sus terrenos se extendían, no solo a lo largo de la provincia actual, sino también por lo que hoy es Ávila y la Comunidad de Madrid. Hoy en día, el término de Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia es conocido por casi todos en la provincia, pero no muchos saben lo que era o lo que es hoy en día. 

Esto es algo que quiere cambiar la asociación Amigos del Patrimonio de Segovia con la conferencia que ofrecerá hoy a las 19:30 en el Museo Esteban Vicente, dentro del X ciclo ‘Segovianos que hablan de Segovia'. Una charla que llevará Enrique Gallego Lázaro, Ingeniero técnico en Informática de Gestión, responsable de Informática y Comunicaciones, en el Archivo General Militar de Segovia  y doctor en Historia por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Un demostrado experto en la materia, ya que basó su teis doctoral en la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia.

FUNCIONES

Tal y como Enrique Gallego ha contado a El Adelantado, estas Comunidades de Ciudad o Villa y Tierra eran algo más que una formas de organización política, social y económica. Tenían muchas funciones: “No solamente servían como elemento de cohesión económica y fiscal, sino que, además, todas ellas tenían una serie de patrimonios comunes que servían de respaldo para las épocas más malas. Por ejemplo, los terrenos donde se llevaba a pastar el ganado de forma gratuita o donde obtener madera”.

Los pinares de Valsaín fueron de gran utilidad para la institución.
Los pinares de Valsaín fueron de gran utilidad para la institución.

La de Segovia también cumplía estas funciones. Sin embargo, también contaba con una característica particular, un elemento diferenciador que le permitía realizar mejor sus tareas. Estamos hablando de los alijares: “Se trata de terrenos próximos a la sierra que sirvieron, durante mucho tiempo, para extraer esa madera tan necesaria. De hecho, los pinares de Valsaín sirvieron para que se construyera parte del Monasterio de El Escorial o de los Palacios de La Granja y Riofrío. Pero quizás lo más importante es que siempre que había dificultades económicas, estos alijares proporcionaban recursos suficientes para pagar los impuestos de la Corona”, explica Enrique.

Todas las comunidades se dividían en varios territorios menores que, en el caso de Segovia, se llamaron sexmos, bien porque en un principio fueron solo seis o bien o bien derivado de la palabra ‘sexmar', que significa dividir. Sea como fuere, esta división cumplía una función organizativa: “Cada uno de ellos tenía su representante o sexmero, y todos se reunían las veces que hiciera falta (dos de forma obligatoria en el Día de Reyes y en la Pascua de Trinidad) para tomar todas las decisiones correspondientes a la comunidad, casi siempre relacionadas con fiscalidad, impuestos, recursos o apropiación indebida de terrenos”.

El número de estos sexmos fue variando a lo largo del tiempo, aunque en su época la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia llegó a alcanzar los 12 (ver mapa): “La mayoría de veces que estas comunidades se relacionaban entre sí era por pleitos y reclamos de unas a otras. La de Segovia consiguió mantener su integridad después de muchas disputas con la de Ávila. Sin embargo, también hubo pérdidas de sexmos como el Real de Manzanares, el de Lozoya o el de Casarrubios”, relata el doctor en Historia.

Mapa de la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia
Mapa de la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia. Fuente: Arturo Francisco Barbero

MILENARIAS

Como ya hemos dicho, estas instituciones pudieron mantenerse con el paso del tiempo, obteniendo una entidad más propia a partir de la Edad Moderna (siglo XVI). Sin embargo, ya en periodos más contemporáneos, sus funciones fueron cambiando. Y, aunque aún subsisten hoy en día, convirtiéndose así en milenarias, ya no son lo que fueron en su día: “Han tenido elementos desintegradores tanto externos como internos, por lo que poco a poco fueron perdiendo su patrimonio”.

En el caso Segovia, el gran cambio llegó durante el siglo XIX, con la llegada del régimen liberal, lo que afectó sobre todo a la utilización de los alijares: “La reorganización provincial de 1833 y las desamortizaciones (especialmente la desamortización civil de Madoz en 1855) hicieron que esos enormes territorios comunitarios pasaran a manos privadas, quedando ahora muy pocos vestigios de lo que fue en su momento”, explica Enrique Gellego. Por suerte, afirma, sobre todo en Segovia se sigue contando todavía con una serie de montes y elementos que nos hacen recordar lo que fue.

Hoy en día, la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia dedica sus funciones a tres pilares fundamentales: la defensa, gestión y divulgación de su patrimonio, tanto natural como cultural; la gestión forestal global sostenible (pascícola, maderera, energética, cinegética, micológica, recreativa) de sus montes y fincas patrimoniales, con absoluto respeto a la conservación de los ecosistemas y especies sensibles de la Sierra de Guadarrama; y la protección de ecosistemas del Parque Natural de Peñalara.

En todos estos montes, la institución se dedica a extraer sacas de leña y gestionar los permisos para ir a recoger setas en ellos. Además, los sexmos en los que antiguamente se dividía esta comunidad también se mantienen, siendo ahora un total de 11, manejados por una Junta de Procuradores Sexmeros. Una Junta que lidera el actual alcalde de la ciudad de Segovia, José Mazarías, que también actúa como presidente de la organización. Por su parte, Luis Miguel Borreguero es el vicepresidente, Luis Asenjo el gerente y Begoña Velasco la secretaria e interventora.

Además, no hay que olvidar mencionar a la Casa de la Tierra, palacio del siglo XV ubicado en el barrio segoviano de San Millán y que actúa como sede tradicional de la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia. Unas instalaciones “muy adecuadas”, afirma Enrique Gallego, que a veces se alquilan a otras instituciones, como fue el caso de la Universidad de Valladolid (UVa).

CONFERENCIA

Todo lo aquí escrito es tan solo una pincelada de la información que hay acerca de la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia. Y es que, mientras en otras muchos de los documentos registrados al respecto se perdieron, en este caso la mayoría se han podido conservar: “La mayoría de actas y archivos relativos a esta Comunidad están bien conservados y nos permiten conocerla bastante mejor, sobre todo desde mediados del siglo XV, mediados del XVI”, se alegra Enrique.

El doctor Enrique Gallego Lázaro dará la conferencia de hoy.
El doctor Enrique Gallego Lázaro dará la conferencia de hoy.

Para conocer más sobre esta institución milenaria, la conferencia de esta tarde profundizará en los aspectos repasados en estas páginas: “Hacer esto fue una petición que me dirigió Pedro Montarelo por parte de la Asociación de Amigos del Patrimonio de Segovia. Querían que hablase de la Comunidad porque es una institución de la que todo el mundo ha oído hablar, pero que muy pocos conocen realmente, incluso lo asocian a las provincias actuales”, cuenta el doctor Gallego. 

Sin duda, las Comunidades de Ciudad o Villa y Tierra son elementos de la historia que merece la pensa conocer, ya que actualmente no existe ninguna institución similar a lo que fueron. “Eran comunidades que pertenecían al común de la gente. No se podían enajenar, ni vender, ni patrimonializar, aunque al final se terminara haciendo. Lo más parecido que podría haber hoy en día es el tribunal de aguas de Valencia, que maneja zonas pesqueras del Mediterráneo dentro de comunidades particulares y son autogestionadas.

Y ADEMÁS...
NOTICIAS

Las CCAA del PP rechazan la Ley de Restauración de la Naturaleza

Las CCAA del PP rechazan la Ley de Restauración de la Naturaleza

Arranca el Festival Internacional de Fotografía de Castilla y León

Arranca el Festival Internacional de Fotografía de Castilla y León

Segovia registró un aumento del 2,1% de nacimientos en los dos primeros meses del año

Se contabilizaron 134 alumbramientos hasta el mes de marzo

El grupo de voluntarios de Protección Civil recibe un reconocimiento al mérito

La Junta de Castilla y León entregó ayer las Medallas al Mérito de la Protección Ciudadana de Castilla y León, a los profesionales y voluntarios que mejor han representado los valores de compromiso, entrega, dedicación y valentía.