El Eresma volvía a ofrecer un impresionante aspecto, en esta foto en el colector de San Marcos. / KAMARERO

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) no está dispuesta a asumir el coste de los daños causados por las inundaciones registradas por la crecida del río Eresma a su paso por la capital, inicialmente evaluadas por el Ayuntamiento en 100.000 euros, ya que según manifestó ayer su presidenta Cristina Danés “no tiene sentido” atender una reclamación sobre ello.

De esta manera, la CHD responde a la propuesta realizada por Podemos-Equo, en la que pidió el estudio de posibles reclamaciones al organismo por los daños causados por la riada que en diciembre del pasado año anegó la Casa de la Moneda y varias zonas de la ribera en las alamedas del Parral y de la Fuencisla, así como en el barrio de San Lorenzo.

En declaraciones realizadas al programa ‘Hoy por hoy’ de Radio Segovia, Danés aseguró que la confederación “no es responsable de unas aportaciones de caudal extraordinarias que nada tienen que ver con nosotros”, y señaló que en ese periodo de tiempo, la aportación al caudal del río fue el 107 por ciento superior a la capacidad del embalse, lo cual fue “una situación excepcional”.

La presidenta reiteró la intención de buscar soluciones que puedan prevenir o paliar estos problemas de cara al futuro, que fueron ya planteadas en la reunión que la pasada semana mantuvo con la alcaldesa Clara Luquero, y expresó la voluntad de colaboración conjunta “desde el minuto uno” a través de los técnicos de ambas entidades.

Así, el objetivo inmediato es poder habilitar un resguardo preventivo de caudal para limitar la capacidad de laminación del embalse del Pontón Alto, aunque Danés recordó que el diseño de esta infraestructura hidráulica fue realizado para el abastecimiento de agua a la población, lo que dificulta la aplicación de esta medida.

“Es muy complicado técnicamente, porque las normas de explotación del embalse no lo permiten –explicó- pero estamos trabajando en modificarlas para conseguir un resguardo preventivo permanente sin comprometer el abastecimiento, porque no hay que olvidar que tenemos que garantizar el abastecimiento en todas las épocas del año, y si dejamos un espacio libre, puede que perdamos capacidad, y es algo que hay que estudiar muy bien”.

No será suficiente

Pese a ello, señaló que esta medida “no será suficiente”, y recordó que las zonas más afectadas por las crecidas están situadas en una zona inundable, a lo que hay que añadir la “incertidumbre meteorológica” que el cambio climático está ocasionando, lo que “nos limita mucho el margen de maniobra”.

Asimismo, no descartó poder realizar desembalses de forma puntual, pero advirtió del riesgo que esta medida conlleva, porque “hay que forzar una infraestructura que no está pensada para ello, y puede generar una avenida artificial”.

Por otra parte, recordó que la CHD incluirá a la Casa de la Moneda en el programa de riesgo de edificios singulares, con el fin de poder aplicar medidas específicas de prevención hidráulica y adaptación arquitectónica, así como a algunas zonas del barrio de San Lorenzo si fuera necesario.

El Ayuntamiento de Segovia y la CHD continúan trabajando para perfilar los detalles sobre la posibilidad del resguardo preventivo de caudal como medida inicialmente más eficaz para paliar los efectos de las crecidas de caudal. El concejal de Obras, Infraestructuras y Servicios Miguel Merino, mantuvo ayer una reunión con el director técnico de la Confederación para poner sobre la mesa determinadas propuestas en este sentido con el fin de adoptar una decisión.

Riesgo, pero sin alertas

El empeoramiento del tiempo, con alertas por lluvias y viento en cerca de 40 provincias, entre las que se encuentra Segovia, aumenta el riesgo de nuevas crecidas en el Eresma, que ha visto crecer su caudal en las últimas horas por encima de los 15 metros cúbicos por segundo según los datos en tiempo real de la CHD recogidos al cierre de esta edición en la salida del embalse del Pontón Alto. Pese a ello, el organismo de control de la cuenca no sitúa a Segovia en los avisos por riesgo de crecidas, que se mantienen en los ríos Órbigo y Adaja en Zamora y Valladolid respectivamente. El Ayuntamiento mantiene la vigilancia sobre los puntos más problemáticos del paso del Eresma , que se intensificará en la jornada de hoy donde hay más posibilidades de crecida por aumento de caudal, aunque la jornada de ayer fue tranquila, pese a evidenciarse el repunte debido a las inclemencias meteorológicas.