El agua volverá a correr libremente por la cacera de San Lorenzo, conforme a la modificación del Plan Hidrológico expresada por la CHD. / KAMARERO
El agua volverá a correr libremente por la cacera de San Lorenzo, conforme a la modificación del Plan Hidrológico expresada por la CHD. / KAMARERO

El esfuerzo de la comunidad de regantes de la acequia de San Lorenzo por mantener vivo el legado histórico de sus huertas parece haber dado sus frutos, tras más de diez años de lucha con la Confederación Hidrográfica del Duero desde que en 2010 decidiera la extinción de la concesión del caudal por no cumplir las estipulaciones de la Ley de Aguas. Así, el organismo de cuenca ha dado respuesta a la alegación presentada por los regantes al Plan Hidrológico del Duero 2022-2027, en la que estima parcialmente las reclamaciones de la comunidad y reconoce el valor paisajístico y medioambiental de la secular acequia, por lo que introduce una modificación en el inciso 3 del artículo 15 del plan para hacer posible la inclusión de esta infraestructura en la reserva anual de agua establecida para los usos de protección civil y conservación de la naturaleza, estipulada en 10 hectómetros cúbicos/año.

De esta manera, y admitiendo las sugerencias efectuadas por los regantes, se propone la modificación puntual del Plan Hidrológico, para que pueda ampararse el otorgamiento de los caudales que sean relevantes para el mantenimiento de determinados BIC en los que el agua sea parte de su naturaleza esencial. Así sucede en este caso, por constituir la cacera parte intangible del paraje pintoresco de arbolados y alamedas que ciñen la ciudad de Segovia, declarado con esa condición por el Decreto de 11 de abril de 1947 y ratificado por el informe del Servicio Territorial de Cultura del pasado año 2021. No obstante, esta previsión queda condicionada a que sea solicitada por las autoridades en materia de patrimonio cultural que tenga a su cargo el mantenimiento del mismo.

A la vista del contenido de dicha respuesta, los regantes entienden que dicha solicitud correspondería efectuarla ahora, tanto a la Junta de Castilla y León, como al propio Ayuntamiento de Segovia. La primera, porque ejerce las competencias de conservación de los BIC y al segundo, por tener incluida la cacera con el grado de máxima protección en el PEAHIS. Una vez conseguida efectivamente la reserva de agua para esta finalidad, se debería facilitar a la Comunidad de Regantes el agua que precisaran para el mantenimiento de las huertas, al estar incluidas las mismas en dicho paraje pintoresco y por gozar asimismo, de la máxima protección urbanística. Ello es así, puesto que sin agua no resultaría posible asegurar las existencias de las huertas.

Por otra parte, la CHD ha trasladado sus disculpas al presidente de la Comunidad de Regantes por el “error involuntario” registrado en la nota informativa que facilitó a este periódico en la que se decía que los regantes no habían presentado alegaciones al Plan Hidrológico.

Según explican fuentes de la comunidad, las disculpas llegaron a través de la llamada telefónica de “un cualificado funcionario de la Confederación Hidrográfica del Duero”, que en nombre de la presidenta del organismo de cuenca ofreció excusas por este malentendido y señaló que la alegación “figura debidamente registrada en ese organismo, que fue presentada con fecha 10 de diciembre de 2021, asignándola el número de código POS:N194”.

Seguidamente, desde la Oficina de Planificación Hidrológica, fue remitido por correo electrónico, tanto el justificante de recepción de las alegaciones, como la respuesta recaída a las mismas, que ya figuraba a disposición de la Comunidad en la sede electrónica de la Confederación.

Con independencia de ello, la Comunidad de Regantes está a la espera a que la Subdelegación del Gobierno les señale el procedimiento a seguir para hacer efectiva la entrega de las llaves que dan acceso a la captación de la acequia y poder dar así cumplimiento al acuerdo adoptado en la reunión extraordinaria del pasado día 29 de abril, en evitación de posibles sanciones por no disponer actualmente de concesión para seguir regando.

A esta finalidad ya ha sido presentado en el registro general de dicha Subdelegación el correspondiente escrito. Por otra parte, manifiestan su disposición a reunirse con el Ayuntamiento de Segovia y con cualquier otra institución pública, tantas veces fueran precisas, con el fin de aunar posturas que permitan alcanzar, cuanto antes y entre todos, la solución al problema de la cacera, que tras la respuesta dada por la Confederación ya se observa con un mayor optimismo.

“El problema está en vías de solución, si los políticos responden y saben estar a la altura, pero la vía está abierta y la hemos abierto nosotros”, asegura un portavoz de la comunidad.

En cuanto a la renovación de la concesión, los regantes se resignan a perderla, ya que el actual marco legal impide su recuperación, y reconocen que existen “pocas opciones jurídicas” para recuperarlo, pero la posibilidad de recuperar la acequia como bien cultural “es un triunfo para la ciudad”.

mapapeahis

Planes alternativos

El concejal de Obras, Miguel Merino, precisó ayer la voluntad del Ayuntamiento para mantener el uso de la acequia de San Lorenzo, y señaló que en una de las reuniones que se han mantenido con la confederación, el organismo de cuenca planteó la posibilidad de que el municipio solicitara una concesión de utilización de aguas residuales aguas debajo de la depuradora. Esta alternativa fue rápidamente desechada por el Ayuntamiento, ya que obligaría a abordar una estructura de distribución de agua hasta el inicio donde comienza la cacera a través de un sistema de bombeo, cuyo coste de construcción y su posterior mantenimiento “sería una barbaridad”, en palabras del edil.

Así, desde el Ayuntamiento se solicitó que la CHD realizara un estudio de las concesiones existentes entre el embalse del Ponton y la cacera, por si alguna de ellas pudiera ser susceptible de una cesión de derechos, y la confederación señala que tras la que mantiene la fábrica de Dyc, la otra es la que corresponde a la del abastecimiento a la ciudad de Segovia, por lo que el Ayuntamiento estudia la cantidad de agua que puede derivar.

En la respuesta a la alegación de la comunidad de regantes, la CHD señala que la necesidad del agua para el mantenimiento de los valores paisajísticos de la acequia “debe armonizarse con los títulos concesionales de otros usuarios que existen aguas debajo de la toma de la acequia”.

“Hay que recordar que el subsistema Eresma está muy presionado por las demandas de agua, que en su mayoría se concentran en verano, de forma que no es inhabitual que deban suspenderse las extracciones de agua del río cuando el caudal circulante es escaso”, expresa la confederación en su respuesta.

De este modo, y para atender a los usos del río, la CHD señala que “sólo se cuenta con las reservas que aporta el embalse de El Pontón Alto, que está dedicado al abastecimiento de la ciudad de Segovia, si bien no todos los años se hace uso de él al tener Segovia como fuente principal de suministro el embalse de Puente Alta”. “Por todo ello, no hay reservas de agua superficial establecidas en el Plan Hidrológico Vigente ni tampoco en el borrador del futuro plan para usos con tomas de agua en el rio Eresma y afluentes”.

En 2018, el Ayuntamiento de Segovia puso en marcha una iniciativa para solicitar la declaración BIC para la acequia de San Lorenzo, ya que considera que forma parte de la “cultura tradicional segoviana”.

El objetivo es, según ha puesto de manifiesto en un comunicado, lograr la “máxima protección” para este singular elemento cultural de carácter etnológico que se encuentra en “riesgo” y que está asociado al paisaje como parte “importante” del patrimonio de la ciudad de Segovia.

Asimismo, ha destacado su historia y antigüedad ya que, según el estudio de la cacera realizado por Valero Herrera e Isabel Álvarez en 1996, las noticias más antiguas de este canal se remontan al año 1441, sin embargo se cree que proviene de la época de la repoblación, en torno a 1088, cuando comenzó la necesidad de aumentar la producción de las huertas.

Por otra parte, Merino anunció ayer que el Plan de Sostenibilidad Turística presentado para la financiación europea (ver pag. 9 de la edición de hoy) incluye r actuaciones de transición verde y sostenible y el de Segovia plantea, además de la rehabilitación del Molino de La Perla, la recuperación del Paraje Pintoresco declarado de los valles, alamedas y huertas de la ciudad de Segovia; vinculado a la Cacera de Regantes de San Lorenzo y a todas las huertas del valle y por eso el plan propone una recuperación de todo este rico patrimonio cultural y natural, mejorando la infraestructura de la cacera y adecuando las huertas del valle.