Imagen del Centro de Salud de El Espinar, donde se ha establecido un doble circuito de atención a pacientes.
Publicidad

La celebración de una boda podría estar detrás del nuevo brote activo de coronavirus declarado en el núcleo de San Rafael, perteneciente al municipio de El Espinar, tras dar positivo cuatro personas de una familia que tienen edades comprendidas entre los 25 y los 91 años.

Se trata de miembros de una familia que participó en una celebración familiar, concretamente en una boda que se desarrolló a finales del pasado mes de julio en la Comunidad de Madrid.

Según ha informado la Delegación Territorial de la Junta en Segovia, los cuatro pacientes se encuentran en aislamiento domiciliario y presentan síntomas leves o son asintomáticos, por lo que ninguno ha tenido que ser hospitalizado.

Sí están siendo atendidos en el Centro de Salud de El Espinar, donde desde hace tiempo se estableció un circuito especial para que las personas contagiadas o con síntomas de estarlo, no tengan relación con el resto de pacientes.

Ahora, y tal como ha confirmado el Servicio Territorial de Sanidad de Segovia se desarrolla la vigilancia epidemiológica sobre 31 personas del entorno de los cuatro afectados directamente, de los cuales todos han dado negativo en la primera prueba PCR que se les ha practicado a excepción de uno, que está pendiente del resultado definitivo.

Al margen de estos casos del núcleo de San Rafael, en el resto de la provincia se ha notificado un caso más positivo en una prueba PCR rutinaria, según los datos que facilita el Hospital, y al que se añade el de Chañe ya notificado ayer martes.

Sobre la situación del Hospital de Segovia, constan cuatro personas ingresadas por Covid-19, ninguna de ellas en la UCI, donde permanecen cuatro pacientes, pero por otras patologías.

Sí existe una leve prevalencia en algunas residencias de ancianos, donde se detectado un caso coincidente con sintomatología Covid-19, por lo que se ha puesto en aislamiento. En el conjunto de las residencias hay 48 personas (de un total de 2.337 residentes), que están en aislamiento preventivo, aunque no tienen síntomas.

La ocupación hospitalaria de las UCI de toda la región a fecha de ayer miércoles era del 72 por ciento sobre la dotación habitual de los centros, pero este porcentaje baja al 54 por ciento sobre las camas que se han habilitado.

En total, en la región se notificaron ayer cien positivos nuevos después de que el pasado martes registrase su segundo peor dato desde que entró en el periodo de la nueva normalidad -el pasado 21 de junio-, con 159 casos nuevos.

El brote de Chañe se mantiene estable con diez casos

La evolución de los casos de contagios en Chañe se mantiene estable, con diez positivos, después de que el martes se detectara un contagio más entre las personas que controla Sanidad y que pertenecen al entorno del primer brote detectado en la provincia, dentro de la situación denominada nueva normalidad. El número total de personas relacionadas con este brote, que se detectó en un grupo de personas que trabajan como temporeras en un vivero, es de 27. De ellas hay diez casos positivos confirmados, y 17 negativos que se mantienen en cuarentena.

Tal como recuerda la Junta se considera brote cualquier agrupación de tres o más casos con infección activa en los que se ha establecido un vínculo epidemiológico y su calificación como ‘activo’ se determina porque haya tenido algún caso en los últimos catorce días, teniendo en cuenta la fecha de inicio de síntomas o la de diagnóstico.

Aranda de Duero empeora sus datos

La situación en Aranda de Duero (Burgos) se ha complicado en las últimos horas con nuevos brotes declarados y en los últimos siete días el porcentaje de personas con PCR positiva por cada 10.000 tarjetas sanitarias se sitúa en la zona norte en 41,74 y en la sur en 22,26, unas cifras sensiblemente peores a las de los municipios vallisoletanos de Íscar y Pedrajas de San Esteban, que con una tasa de 35,24, permanecen aislados desde el sábado y así estarán durante 14 días.

Y es que un nuevo brote de Coronavirus declarado ayer miércoles en Aranda eleva a cinco el total de los registrados en esta localidad, con la que tienen estrecha relación los pueblos del norte de la provincia de Segovia. Este nuevo foco registrado cuenta con tres casos de un grupo de amigos, mientras el número de afectados en los otros brotes de origen familiar declarados en días pasados también ha aumentado en algún caso. La alcaldesa de Aranda de Duero, Raquel González, hizo un llamamiento a la responsabilidad individual de sus vecinos para evitar el confinamiento de la localidad cuando, por primera vez desde que terminó el estado de alarma, se supera el centenar de casos activos. “No podemos relajarnos”, explicó la regidora arandina.