Las tres formaciones se situaron junto a la Puerta de San Geroteo de la Catedral. / Kamarero
Publicidad

Sonido de voces saliendo por bocas que no se ven, tapadas con mascarillas. La Fundación Don Juan de Borbón, adscrita al Ayuntamiento, había prometido un concierto extraordinario y el de ayer, en la Catedral, en homenaje a San Frutos, lo fue en varios sentidos: por la situación de excepcional en lo sanitario, que obligó al uso de mascarillas, a limitar el aforo a 200 personas que, al igual que los intérpretes, tuvieron que mantener la distancia de seguridad, por la calidad de las tres formaciones participantes y, sobre todo, por la recuperación de la música dedicada al patrón de la ciudad, una reconstrucción de las Vísperas de su fiesta, el ‘rescate’ de un repertorio olvidado desde hace más de un siglo.

‘Superba tecta civium… Fiesta y música en honor a San Frutos’, a cargo de el grupo Schola Antiqua (con la dirección de Juan Carlos Asensio), la Capilla Jerónimo de Carrión (dirigida por Alicia Lázaro) y la Escolanía de Segovia (con María Luisa Martín al frente), era un concierto inicialmente previsto para la Semana de Música Sacra, que se ha recuperado para el programa en torno a la fiesta de San Frutos, que se conmemora el 25 de octubre.

El repertorio ‘rescatado’ por el grupo de investigación San Frutos, de la Sección de Investigación de la Fundación Don Juan de Borbón, es el que se interpretaba en esta misma Catedral segoviana entre los siglos XVII y XVIII.

La presencia de la Escolanía ha permitido reconstruir, de modo más fidedigno, la rica tradición litúrgico-musical

La Capilla Jerónimo de Carrión, creada en 1997, reúne a un conjunto estable de cantantes e instrumentistas especializados en la interpretación de ese periodo y, partiendo de las investigaciones realizadas en el Archivo de la Catedral de Segovia, ha ido recuperando la riqueza vocal e instrumental de la música española de esa etapa.

Schola Antiqua es una formación especializada en la interpretación de música antigua, sobre todo de canto gregoriano. Su director, Juan Carlos Asensio, es uno de los mayores expertos españoles en monodia litúrgica.

En cuanto a la Escolanía, forma parte de la Fundación Don Juan de Borbón como coro de voces blancas. En la época de la música interpretada en el concierto había niños cantores al servicio de la Catedral.