Visitantes a la Catedral. / KAMARERO

La cerró 2023 con un balance negativo en su cuenta de 104.075,16 eueros, al ingresar 1.703.801,72 y obtener un gasto total de 1.807.877,52. Los ingresos aumentaron respecto a 2022 en un 39%, 1.223.787,75, debido en gran parte a la subida del número de visitantes de los 413.036 en 2022 a 452.361 en el pasado año.

Los gastos, 1.807.877,52 euros, se incrementaron un 66% frente a 2022, 1.090.071,38, principalmente por la vuelta de las obras al templo y la reapertura de dos nuevos espacios para la visita, el Palacio Episcopal de Segovia que pasó a ser gestionado por la Catedral e inaugurado en marzo del 2023, y de la sala de Santa catalina que abrió sus puertas en diciembre. A estos grandes proyectos de dinamización cultural y turística se unieron obras de rehabilitación de las cubiertas del crucero norte y girola superior, 250.000, o la restauración de vidrieras, 27.000 euros. La cantidad destinada a conservación y restauración en 2023, 649.864,73 euros, representó el 36% del gasto total frente a los 370.699,17 de 2022, un incremento del 75%.

La cuantía asignada a personal escala a primera posición con 878.135 euros, el 49% del desembolso ejecutado por el Cabildo de la Catedral sumando las nóminas y costes salariales. Esta cantidad es significativamente superior a la de 2022, 539.544,37 (+63%), al incorporarse a la plantilla de personal fijo de trabajadores -16- los ochos puestos creados en el Palacio Episcopal con perfiles diversos para la atención al visitante, eventos, tienda, comunicación y mantenimiento hasta un total de 24 empleados. Este número se incrementa en el periodo de apertura ampliado de verano, de 9.00 a 21.30 de abril a septiembre, y alcanza los 49 en ambos monumentos.

En tercera posición, tras el gasto en personal (49%) y conservación y restauración (36%), le siguen la retribución a los órganos de gobierno por prestación de servicio 4,6% (83.364 euros), compra de productos para venta 4,3% (78.275,52), aportación a la Diócesis de Segovia 1,7% (31.590), gastos en suministros de energía 1,3% (23.948,85), gastos para el culto 0,8% (15.014,34) y otras aportaciones 0,5% (10.000). Completan la cifra global los gastos financieros 0,4% (6.642,96), actividades pastorales, educativas y recreativas 0,3% (5.720), entrega de colectas 0,3% (5.250,50), gastos extraordinarios 0,27% (4.858,98), retribución actos del culto 0,24% (4.370), primas de seguros 0,22% (3.915), contratación de servicios profesionales 0,16% (2.904), aprovisionamiento de material de oficina 0,14% (2.546,19), gastos y comisiones de cuentas bancarias 0,05% (915,77) y, por último, en comunicaciones de correo y teléfono 0,03% (561,68).

Ingresos

El 2023 ha sido el de la recuperación casi total del turismo y, por consiguiente, de los ingresos obtenidos por las entradas. Los beneficios, 1.703.801,72 euros, aumentaron respecto a 2022 en un 39%, 1.223.787,75, y lograron superar el máximo para un ejercicio, establecido en el 2019 con 1.481.905,42, año en el que se alcanzó el récord de visitantes a la Catedral, 462.147 entradas vendidas.

Otro de los motivos de la subida de la recaudación tiene que ver con las nuevas tarifas en marcha desde el 1 de enero de 2023 al elevar el precio de la entrada general en un euro y 0,50% en la reducida, además de otros ajustes de precios en las diferentes visitas guiadas. La apertura del Palacio Episcopal y de la sala de Santa Catalina como nuevos espacios abiertos al público requería de una actualización del coste de los tickets, siempre limitada para que un mayor número de personas pueda disfrutar y acceder a la Catedral y al antiguo lugar de residencia de los obispos y epicentro de la Diócesis. En este sentido, la renovación de los precios trajo consigo una ampliación de los rangos de reducciones hasta abarcar los estudiantes menores de 25 años, familias numerosas, jubilados y personas con discapacidad con un grado inferior al 65%.

El concepto de entradas representó el pasado año el 88% de todos los ingresos (1.502.167,97 euros), seguido por los beneficios obtenidos de la tienda oficial de la Catedral ubicada en el Palacio Episcopal, eventos y actos culturales, 4% (67.309,98), recaudación de colectas 3,5% (60.447,50), subvenciones para la digitalización 2,8% (48.214,29), aportaciones de cofradías y otros 0,9% (14.569,4), colectas no parroquiales 0,31% (5.250), servicios diversos 0,21% (3.745), ingresos de entidades eclesiásticas 0,08% (1.498,42) y derivados de cuentas y valores 0,03% (599,16).

El presente 2024 se espera aumentar los ingresos por las buenas perspectivas del turismo, el afianzamiento de la tienda oficial de la Catedral y el despegue del Palacio Episcopal como monumento multifuncional para eventos y actividades.

Balance general

El saldo negativo de 2023 (-104.075,16 euros) rompió la tendencia positiva de los ejercicios 2022 (+133.716,37) y 2021 (+112.520,64). Estos dos años representaron, a su vez, un breve periodo de recuperación en las cuentas de la Catedral tras los sucesivos balances negativos del 2017 (-530.749,29), 2018 (-636.453,79), 2019 (-252.109) y 2020 (-566.474,54).

La actividad llevada a cabo por el Cabildo en esta etapa se ha caracterizado por un aumento paulatino en la conservación y restauración, materializado en la apertura desde 2016 de tres salas de exposición, intervención integral en cinco capillas, actualmente en la de Santiago Apóstol, y actuaciones en cubiertas, vidrieras y obras del templo. La progresiva creación de empleo directo es destacable si se comparan los datos de 2015 cuando se destinó en gastos salariales 196.220,32 euros, con el 2023, 878.135€, un notorio ascenso del 347% o casi cinco veces más. Estos números reflejan el esfuerzo económico de la institución por dinamizar la Catedral, y ahora también el Palacio Episcopal, desde la perspectiva cultural y turística y sin olvidar la actividad principal que es la celebración del culto diario y servicio al fiel.

Con la estabilización del turismo y el retorno de la inversión realizada, el Cabildo espera mitigar el déficit acumulado. Todo ello sin renunciar al compromiso adquirido en 2015 por la autofinanciación para cubrir el conjunto de los gastos, concentrados especialmente en los salarios y en los trabajos de conservación y restauración.