La señalización de los pasos de peatones ofrece en ocasiones dudas a los ciudadanos. / NEREA LLORENTE
La señalización de los pasos de peatones ofrece en ocasiones dudas a los ciudadanos. / NEREA LLORENTE

‘Pare, mire, cruce’. Tres palabras en rojo, amarillo y verde sobrepintadas en gran parte de los pasos de peatones de las calles de la capital resumen las recomendaciones básicas que los ciudadanos deben seguir a la hora de cruzar una vía. Pese a la razonable obviedad de estas normas, en ocasiones los ciudadanos deciden saltárselas a la torera y emprender la aventura de pasar al otro lado de la calle por un lugar indebido o lanzarse sin advertir previamente la posibilidad de que puedan pasar vehículos.

El fruto de este tipo de imprudencias suele ser un accidente en el que el peatón tiene las de perder, al ser atropellado por el vehículo que no ve a tiempo su presencia o porque lleva mayor velocidad de la permitida en la vía y el tiempo de respuesta es insuficiente para evitar la embestida.

En Segovia, los atropellos suelen darse en vías con un importante volumen de tráfico, aunque la confluencia de imprudencias entre conductores y peatones no distingue entre avenidas y calles, y también se dan en otras menores. Así, el pasado año se registraron un total de 16 incidentes de estas características, según los datos facilitados por la Concejalía de Seguridad, de los cuales 12 se saldaron con heridos leves, dos con personas ilesas y tan sólo dos atropellos con heridos de gravedad.

La concejala de Seguridad Raquel de Frutos expresa una moderada satisfacción por estas cifras, que son las más bajas registradas en los últimos seis años, aunque insiste en asegurar que cualquier atropello pone de manifiesto “un problema de seguridad vial cuyas causas hay que analizar y resolver en su caso”.

De Frutos señala que la Policía Local ha advertido que en 14 de los 16 accidentes de estas características el peatón gozaba de preferencia, pero precisa que pese a ello “hay que tener en cuenta que la precaución a la hora de cruzar un paso de peatones debe ser mutua; es decir, en un gran tanto por ciento por parte de los conductores de los vehículos, pero sin olvidar la obligación del peatón de extremar las precauciones”.

El desglose de las cifras del pasado año señalan que siete de las 16 víctimas de atropellos tenían más de 50 años, por lo que las personas mayores vuelven a ser el grupo de población más sensible a este tipo de accidentes. Por ello, la concejala señala que la Policía Local volverá a recuperar los programas informativos y formativos que venía desarrollando en los centros de personas mayores que la pandemia obligó a suspender, con el objetivo de retomar una iniciativa que estaba dando frutos positivos. “Cuanta más información se dé y más se sensibilice, más se favorecen los buenos resultados”, asegura De Frutos. Se da la circunstancia de que una persona de 85 años fue la más longeva de las víctimas registradas en los últimos 12 meses.

El resto de víctimas de atropellos en 2021 son personas entre 20 y 50 años (5) y otras menores de 20 años (4), sector este último que vincula también la positiva tendencia con la educación vial que se imparte desde la Policía Local. De nuevo la pandemia es la causa de que las actividades del Parque Infantil de Tráfico se hayan reducido a la mínima expresión en los últimos dos años, pero la concejala precisa que poco a poco se está recuperando, siempre en comunicación con los centros educativos.

El balance de los atropellos registrados en el periodo 2016-2021 pone de manifiesto el progresivo descenso, donde el efecto de la pandemia también se ha hecho notar. En el plano positivo, se señala que en este periodo sólo se han registrado dos víctimas mortales en los años 2016 y 2019, año este último en el que se contabilizaron el mayor número de incidencias, con un total de 51. En el resto de anualidades, Segovia registró 39 atropellos en 2016, 44 en 2017 y 2018 y 23 en 2020.

Infraestructuras

Desde la concejalía, y en colaboración con la Policía Local, los técnicos extreman la precaución a la hora de mejorar la situación de los pasos de peatones, así como su adecuada señalización para hacerlos visibles tanto a peatones como a conductores.

En este aspecto, Raquel de Frutos destacó la importancia de la colaboración ciudadana a la hora de señalar algunos defectos relacionados con la colocación de contenedores de basura próximos a pasos de peatones que dificultan su visibilidad, o plazas de aparcamiento demasiado próximas a estas zonas.

De igual modo, indicó que la aplicación de las nuevas normas de Tráfico con respecto a la reducción de la velocidad en vías urbanas a 30 kilómetros por hora también ha hecho posible la reducción de la siniestralidad, aunque insistió en apelar a la responsabilidad compartida de conductores y de peatones.