Perfumería Douglas de la avenida del Acueducto, la única de la cadena abierta todavía en la ciudad. / Kamarero
Perfumería Douglas de la avenida del Acueducto, la única de la cadena abierta todavía en la ciudad. / Kamarero

El nuevo ERE (expediente de regulación de empleo) en perfumerías Douglas implica el cierre de la única tienda de la capital segoviana que sobrevive, la de la avenida del Acueducto, de las cuatro que hasta marzo del año pasado mantenía abiertas en la ciudad la cadena alemana. Hace dos semanas cerró la que se encontraba en el Centro Comercial Luz de Castilla y el año pasado corrieron la misma suerte las de las calles de José Zorrilla y de Juan Bravo (Calle Real).

Fuentes de la plantilla han informado de que el cierre del establecimiento de la avenida del Acueducto afectará a once trabajadores, que se sumarán a los cinco despedidos del mes pasado y a los ocho de 2021, hasta sumar 24 en total, generando además una situación difícil en muchas familias segovianas, ya que en algunas de ellas estas personas son las únicas que aportan ingresos a la unidad familiar.

Apoyados por los sindicatos UGT y CCOO en Segovia, a los que se ha sumado USO en otras provincias, la plantilla de la tienda segoviana se ha sumado a la convocatoria de huelga del viernes, día 18, y protagonizará una concentración de protesta entre las 11 y las 12 horas para defender sus derechos laborales y también la viabilidad de un establecimiento que aseguran “es rentable”.

Tras la primera jornada de huelga celebrada el lunes en almacenes de la cadena de toda España, CCOO ha exigido a Douglas que dé marcha atrás en su intención de aplicar un ERE que supondrá el despido de un millar de trabajadores en el conjunto del Estado, según ha informado Efe.

En un comunicado, el sindicato ha explicado que el seguimiento de la jornada de paro fue del 95 % el día 14, lo que pone de manifiesto que la plantilla de Douglas no va a admitir el proceso que pretende poner en marcha la dirección de la compañía.

Los sindicatos CCOO, UGT y USO han convocado dos jornadas de huelga para protestar contra la decisión de la compañía de aplicar un ERE: una primera jornada dirigida al personal que opera en los almacenes, y otra prevista para el viernes 18 en la que están llamados a la movilización la plantilla de las oficinas y de la red de tiendas.

Las movilizaciones tienen como objetivo protestar contra el cierre de 136 tiendas de las 202 que mantiene la compañía en España, lo que supone despedir a mil trabajadores y empeorar las condiciones de trabajo de los que continúen en la empresa.

Tras la primera jornada de huelga, CCOO pidió a la dirección de la compañía que «tome buena nota» y aborde el proceso de negociación con la intención real de alcanzar un acuerdo.