Las vacas sagradas, en el taller que la compañía tiene en la ciudad de Puceul, junto a un cartel del camello Chamô. / Paris Bénarès
Publicidad

La cabalgata de Reyes partirá el día 5 de enero de la plaza de San Esteban, según ha confirmado la alcaldesa, Clara Luquero, debido a las obras que ejecuta el Patronato del Alcázar en los jardines de la plaza de la Reina Victoria Eugenia, el parque de entrada a la fortaleza. Por otro lado, aunque la concejala de Cultura, Gina Aguiar, detallará más adelante los pormenores del comité de bienvenida a los magos de Oriente, sí se sabe que el desfile contará con un camello gigante y dos enormes vacas sagradas indias, marionetas articuladas de la compañía francesa Paris Bénarès.

“Es verdad que dadas las circunstancias del jardín de entrada al Alcázar, el proceso de obras que ahora mismo ocupa casi la mitad de la superficie, nos ha parecido más conveniente trasladarlo por esta vez”. ha informado Luquero, quien sostiene que, de mantener el punto de partida de los últimos años para esta popular cabalgata, “el publico tendría la mitad del espacio y no es conveniente, me parece a mí, que haya una masa de gente en una zona vallada por obras”.

La alcaldesa ha explicado que se han estudiado “posibilidades y alternativas, y nos pareció que la mejor opción es la plaza de San Esteban para la salida de la cabalgata este año, de forma excepcional porque el Alcázar, tener un castillo en la ciudad para recibir a los Reyes Magos, parece el lugar idóneo”.

No quiso avanzar la regidora si el espectáculo de luz que ha acompañado en los últimos años a la llegada de sus majestades de Oriente en la fachada principal del Alcázar se adaptará a la del Palacio Episcopal, que preside uno de los flancos de la plaza de San Esteban, aunque todo indica que es un espacio adecuado, ya que el pasado mes de abril fue el sitio elegido para ofrecer el vídeo-mapping ‘100 años de Machado en Segovia’, dentro del programa ‘Constelación Machado’ de la Concejalía de Cultura.

Marionetas articuladas

Por otro lado, la Junta de Gobierno Local aprobó ayer la memoria justificativa para contratar (por 19.600 euros) a la compañía francesa Paris Bénarès, que desplazará a Segovia algunas de sus marionetas gigantes más espectaculares: el camello Chamôh, que según sus artífices “no deja indiferente a nadie” porque se sitúa entre el sueño y la realidad, y dos vacas sagradas.

El primero caminará por las calles de la ciudad comiendo las pocas hojas que conserven los árboles que encuentre a su paso, jugando con el público e incluso dejándose acariciar cuando así lo decide. Es el títere más reciente de la compañía, construido en 2016.

En cuanto a las dos vacas sagradas indias, están en una única estructura y su maquinaria de metal, madera y resina hace que se obre la magia y cobren vida, ya que están totalmente articuladas y son manipuladas por ocho actores al son de la música, interactuando con el entorno.