Uno de los arcos ornamentales de la iluminación navideña no soportó las fuertes rachas de viento. / Kamarero
Publicidad

Pese a los temores de que un nuevo vendaval volviese a generar numerosas incidencias en el arbolado, la señalética y los tejados de la ciudad –como en la noche del lunes–, la incidencia de la borrasca ‘Elsa’ ha sido muy limitada a su paso por la ciudad. No obstante, según ha informado el Ayuntamiento de Segovia, Bomberos y Policía Local tuvieron que intervenir en distintas ocasiones entre las 15.00 horas del jueves y las 1.25 horas de la posterior madrugada.

Lo hicieron en la calle Antonio Machado, donde procedieron a la retirada de varias tejas de un edificio, al igual que en la iglesia de San Martín y en el CEIP Martín Chico, desde cuyo tejado se había precipitado alguna teja sobre un vehículo. En la carretera de San Rafael actuaron para quitar dos chapas que permanecían colgadas en dos tejados distintos de la gasolinera.

Además, se retiraron numerosos contenedores de residuos desplazados a la calzada por el aire junto a la Biblioteca Pública –calle los Procuradores de la Tierra– y en la calle Dámaso Alonso.

El estado del alumbrado navideño también provocó una llamada e intervención en el paseo Ezequiel González, así como los cristales caídos desde un edificio abandonado en la calle Doctor Castelo.

Por último, se tuvieron que retirar ramas de árboles en la avenida Juan de Borbón y Battenberg, junto al edificio del INSS.

Desde el Consistorio se recuerda que se mantiene acordonada la plaza de San Esteban por precaución, ante el estado en el que se encuentra la veleta del gallo tras los fuertes vientos que han marcado las últimas jornadas.