Las plantaciones de especies vegetales se realizan en el barrio de Nueva Segovia. / EL ADELANTADO
Las plantaciones de especies vegetales se realizan en el barrio de Nueva Segovia. / EL ADELANTADO

Ni ceniceros, ni urinarios caninos ni aparcamientos de bicicletas. El Ayuntamiento de Segovia trata de que los alcorques que rodean los árboles plantados en distintas zonas urbanas se conviertan en pequeños espacios para la biodiversidad a través del programa ‘Creciendo entre alcorques’, que cumple su primer año tras su puesta en marcha coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente.

El programa Segovia Educa en Verde de la Concejalía de Medio Ambiente puso en marcha este proyecto con la intención de aportar alternativas más sostenibles para la gestión de los alcorques y mejorar la estética de estos espacios; así como incrementar la biodiversidad vegetal para mejorar la fauna beneficiosa que controla las plagas del arbolado viario y mejorar de la permeabilidad y las funciones ecosistémicas del suelo de los alcorques.

Este novedoso proyecto comenzó con dos actuaciones. La primera de ellas se realizó con el alumnado de castellano de la EOI Segovia, y la segunda con público familiar. Ambos grupos eliminaron la vegetación existente de seis alcorques de la Plaza Espronceda del Barrio de Nueva Segovia, y plantaron especies vegetales atractivas para la fauna auxiliar (caléndula, margarita, hierbabuena, gazania, alyssum y veza).

A lo largo de este año, el personal de Segovia Educa en Verde ha realizado varias pruebas de semillado en estos seis alcorques. Para ello, han usado flores para insectos auxiliares (Centaurea, Coriandro, Cosmos, Eneldo, Esparceta, Meliloto, Mostaza blanca, Phacelia, Trébol encarnado…). Por otro lado, se han sembrado flores de plantas melíferas (Girasol, Medicago lupulina, Mostaza blanca, Phacelia, Trébol de Alejandría, Trébol persa, Veza común y Veza vellosa). Con la idea de concienciar a la ciudadanía sobre los beneficios de la naturalización de alcorques, la concejalía de Medio Ambiente ha instalado carteles informativos en cada uno de estos espacios. Mediante un código QR, los viandantes pueden descargar información detallada de este proyecto. Los resultados a lo largo de este año están siendo muy favorables. Tras evaluar su eficacia y en base a la experiencia acumulada, la idea es ampliar este proyecto a otras zonas de la ciudad.