Las instalaciones del barrio de la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia abrieron en enero de 2016. / KAMARERO
Publicidad

Ir, estar y usar la Biblioteca Pública de Segovia gusta cada vez más y a más personas. Si su traslado desde la sede de la Calle Real a las instalaciones del barrio de la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia, abiertas al público en enero de 2016, parecía inicialmente frenar la afluencia de usuarios, poco a poco la pereza va desapareciendo en gran medida debido al volumen y la diversidad de actividades que se desarrollan en este contenedor cultural, que no olvida su función de facilitar y fomentar la lectura, así como la búsqueda de información.

La Biblioteca Pública de Segovia, centro gestionado por la Junta de Castilla y León, ha desarrollado el pasado año 1.005 sesiones de actividades culturales que han contado 21.513 participantes de todas las edades. Dos años antes se llevaron a cabo 566 actividades en las que participaron 12.156 personas. Otro indicador del dinamismo que van ganando año a año sus salas es el número de visitantes que registra, bien sean personas que acuden a solicitar préstamos de libros, leer, hacer consultas, estudiar, visitar exposiciones, escuchar y participar en conferencias, asistir a talleres… El balance de 2019 recoge el paso de 203.692 visitantes, lo que significa prácticamente doblar el registro que tenía la biblioteca en 2015, y sumar 40.582 entradas más que en 2018.

En la programación del pasado año destaca la relevancia alcanzada por los clubes de lectura, y no solo por contar con miles de segovianos que semana a semana, o quincena a quincena, se acercan a la Biblioteca a participar de esta actividad. La jefa del Servicio Territorial de Cultura y Turismo de Segovia, Ruth Llorente, subraya que “tenemos la certeza de que el fomento a la lectura fructifica al ver que cada club pasa por libros de diferentes épocas, temas o autores”. También son valiosos porque propician una relación de la Biblioteca con colectivos que de otra manera apenas tendrían contacto con ella o la lectura, caso de mayores de Cruz Roja, refugiados de Accem, enfermos de Afa o Amanecer.

Otro tipo de actividad que para la Biblioteca de Segovia resulta esencial en su objetivo básico de animación a la lectura son las actividades infantiles. Son también miles los niños, con sus familias, que asisten periódicamente a todo tipo de actividades programadas para los pequeños. Cuentacuentos, talleres, conciertos, teatro, etc., tanto encargados a profesionales externos como realizados por los bibliotecarios de la Sección Infantil, procuran invertir en que los niños desarrollen un ánimo por la lectura para que, de ello, desplieguen sus habilidades comunicativas, estimulen su comprensión del mundo y aviven sus inquietudes.
Aquí cabe reseñar la relación que el centro cultural mantiene con otras entidades para el desarrollo de algunas de estas sesiones, como Cruz Roja, la Feria del Libro de Segovia, el British Council, Titirimundi, voluntarios de distintas organizaciones.

“Un elemento que queremos seguir desarrollando este 2020 en la Biblioteca es la atención a lo local, en todos los ámbitos de creación de lo segoviano”, remarca la jefa del Servicio Territorial de Cultura y Turismo de Segovia. Además de seguir recopilando documentación de autores segovianos o temática segoviana, también se quiere potenciar la presencia de artistas locales en su sala expositiva, músicos en la Sala Juvenil o en el Salón de Actos, que los escritores vinculados a esta provincia llenen las salas polivalentes presentando libros, o recitando sus poesías. “Son muchos y cualificados -­ declara Ruth Llorente­-­ los creadores y entidades de Segovia que tienen que ser reconocidos y apoyados para intentar asentar firmemente una industria cultura segoviana”.

La programación cultural de 2019 destaca por su diversidad con actividades como:
Encuentro con el fotoperiodista leonés JM López, autor de la exposición ‘Mujeres en conflicto”
La charla ‘Arte urbano: cuando el mural dialoga con la ciudad’ del artista Gonzalo Borondo en marzo.
Exposición, en abril pasado, de la imprenta en Segovia y el fondo antiguo de la Biblioteca Pública de Segovia.
La colaboración con el Centro Penitenciario de Perogordo. Varios usuarios de la Biblioteca se han brindado a llevar algunos poemas, frases, leyendas a presos.
La I Jornada de Literatura Infantil en la Biblioteca Pública de Segovia.
Buena acogida de los talleres de cocina realizados durante el mes de julio.
Serie de charlas sobre el rock realizadas por un usuario altruistamente.
La celebración del IX Congreso Nacional de Bibliotecas Móviles

Líneas claves

El establecimiento de una plataforma para el préstamo de libros electrónicos, el desarrollo de servicios bibliotecarios a través de Internet y de las redes sociales, la asunción de la misión educativa a través de actividades que permitan la formación permanente de la población no escolarizada, el aumento de las actividades culturales, la cooperación e intercambio de recursos entre centros de la red bibliotecaria autonómica, son acciones estratégicas que contribuyen a que la Biblioteca Pública de Segovia sea uno de los centros culturales de referencia de la ciudad, según valora Ruth Llorente.

Los préstamos a través de Internet se triplican

Los préstamos de documentos electrónicos a través de Internet se han triplicado en un año entre los usuarios de la Biblioteca Pública de Segovia. Todavía no hay un trasvase importante de préstamos de papel a digital, más bien una compatibilidad entre ambas vías para acceder a la lectura, pero se está produciendo una tendencia creciente entre quienes se suman a la segunda y más novedosa opción.

La Biblioteca de Segovia cuenta 311 usuarios activos en el servicio eBiblio, la plataforma de lectura y préstamo de libros electrónicos de la Red de Bibliotecas de Castilla y León. Incluye libros, audiolibros, revistas y periódicos. El pasado año se hicieron 6.308 préstamos a través de este canal, mientras que en 2018, se realizaron 2.031, y en 2017 fueron 687.

En términos generales, los usuarios y préstamos en los servicios virtuales de las bibliotecas de Castilla y León experimentan un importante crecimiento durante 2019. Esta oferta virtual se concreta en los proyectos la Biblioteca Digital de Castilla y León y el Archivo de la Web Española y el ya citado eBiblio.

La plataforma eBiblio Castilla y León da acceso a un colección constituida por 8.880 títulos (8.321 libros, y 516 audiolibros, entre otras publicaciones), en un número aproximado de 40.000 licencias, disponibles para diversas modalidades de lectura: en la nube con las app para iOS y Anddroid; en streaming a través de cualquier navegador conectado a internet; o mediante descarga en el dispositivo de lectura. Cualquier persona que disponga del carné de usuario de la Red de bibliotecas de Castilla y León puede disfrutar de eBiblio.

La Biblioteca Digital permite el acceso libre y gratuito a través de Internet a los fondos bibliográficos y documentales de autores y temas castellanos y leoneses que conservan las bibliotecas y archivos de la Comunidad Autónoma.