san lorenzo los molinos
Edificio situado en el número 23 de la calle del Puente de San Lorenzo. / NEREA LLORENTE

La antigua oficina de Caja Segovia en la calle del Puente del barrio de San Lorenzo se convertirá en una academia de música, que promueve el percusionista canario Guillermo Navarro de Azaola (Camarada Percusión), uno de los principales especialistas españoles en cajón flamenco, además de contar con prestigio internacional como diseñador de este instrumento.

Navarro ha alquilado las instalaciones de la antigua sucursal, con una superficie construida de 133 metros cuadrados (101,86 metros útiles) para acondicionar este espacio, con una inversión superior a los 10.450 euros, como centro educativo en el que impartirá clases particulares, tanto presenciales como online, para personas interesadas en aprender a tocar el cajón flamenco.

Además, prevé también ofrecer formación para la reparación de este instrumento y establecer en el inmueble un taller para arreglos particulares o para sus propios instrumentos.

El edificio donde se ubicará esta futura academia de música es el del número 23 de la calle del Puente de San Lorenzo, con fachada lateral a la calle de los Molinos. Tiene dos plantas y alberga también el Centro de los Molinos, espacio municipal denominado oficialmente Centro de Interpretación del Barrio de San Lorenzo y los Valles, adscrito a la Concejalía de Medio Ambiente principalmente para el desarrollo de actividades y talleres de educación medioambiental, concretamente las del programa Segovia Educa en Verde. El Ayuntamiento y Fundación Caja Segovia firmaron un convenio en 2016 por el que el consistorio se comprometió a pagar 15.000 euros anuales, en concepto de alquiler, por estas instalaciones.

La memoria del proyecto informa de que el horario de apertura máximo será el comprendido entre las 8 las 22 horas.

Entre las mejoras, se incluye el incremento de la potencia eléctrica para ejercer la actividad de reparación de instrumentos, ya que dispondrá de pequeña maquinaria manual, además del termo eléctrico, como son fresadora, mini-compresor, sierra de disco, lijadora manual, sierra de calar manual y taladro manual.

Actualmente, aunque el local no tiene actividad, está totalmente acondicionado y dispone de las instalaciones de saneamiento, abastecimiento de agua potable, instalación eléctrica y climatización.

En la distribución actual del espacio destacan una sala de 65,53 metros cuadrados y un despacho de 16,34 metros, además de dos cuartos de almacén, el hall de entrada y los aseos. Una vez realizada la reforma, contará con dos salas, cada una de ellas con una superficie algo superior a los 40 metros cuadrados, dos aseos, uno de ellos adaptado, un pequeño almacén y el hall de entrada. El aforo completo se ha fijado en 36 personas.

Las obras a realizar para esa reforma consisten en demolición de tabiques y falso techo, así como trabajos de albañilería para insonorización, particiones interiores con tabique de yeso laminado autoportante, alicatado, solado e instalación de falso techo, entre otras.