La alcaldesa recordó la reunión que mantuvo el pasado año con el secretario de Estado de Defensa. / EL ADELANTADO

Como un jarro de agua fría cayó ayer la noticia de la elección de Córdoba como sede de la base logística del Ejército de Tierra, que sumió al equipo de Gobierno municipal y a la oposición en sensaciones con el denominador común de la frustración por el hecho de que Segovia quede fuera de un proyecto de tal envergadura e importancia para la ciudad. Así, la alcaldesa Clara Luquero hizo público un breve pero contundente comunicado en el que aseguró “no dar crédito ante semejante decisión y manifiesta su estupefacción” por esta decisión del Ministerio de Defensa, y anunció que solicitará una reunión con la titular del ministerio Margarita Robles en la que pedirá “explicaciones” a tal motivo.

En la nota, recordó el encuentro mantenido el pasado año con el entonces secretario de Estado de Defensa Ángel Olivares, en el que estuvo acompañada por la concejala de Urbanismo Clara Martín para trasladar la “total predisposición” de Segovia a acoger este proyecto tecnológico. En la reunión, Olivares comunicó a la alcaldesa que la Base Logística del Ejército de Tierra “era un proyecto a medio-largo plazo y aseguró que teniendo en cuenta la inversión necesaria no había presupuesto para afrontarlo”.

Evidenciando sin citar la contradicción con la medida aplicada, Luquero señaló que había solicitado una reunión antes de esta decisión con Margarita Robles, que según sus palabras “ahora se hace más urgente que nunca para poder conocer los motivos por los que se opta por la ciudad de Córdoba para la instalación de esa infraestructura militar y, sobre todo, para conocer el futuro del Parque y Centro de Mantenimiento de Sistemas Acorazados -PCMASA2- de Segovia”.

Del mismo modo, asegura “no entender” la decisión tomada por el Ministerio de Defensa porque “no parece coherente con la estrategia de la administración central del Estado en relación con el reto demográfico”; sin abundar en mayores explicaciones sobre este particular.

Desde la oposición, Partido Popular y Ciudadanos lamentan profundamente esta mala noticia para la ciudad, aunque sus portavoces coinciden en asegurar que es fruto de la mala gestión y la ausencia de un proyecto de ciudad por parte del actual equipo de Gobierno.

Así, Pablo Pérez Coronado empleó un símil deportivo al asegurar que “ha terminado el partido, ya sabemos el resultado y el equipo de Gobierno ni siquiera ha salido a competir, porque el Ministerio de Defensa no ha valorado en ningún momento la alternativa de Segovia”.

Pérez lamentó que la petición de su grupo en una moción para crear una mesa de trabajo de cara a presentar un proyecto “serio” haya caído en saco roto, lo que en su opinión ha lastrado de forma decisiva las posibilidades de Segovia. Además, señaló que esta decisión “garantiza la desaparición de Segovia de la Base Mixta”, y pone de manifiesto la “falta de diligencia y voluntad política” del equipo de Gobierno para amalgamar el esfuerzo común de desarrollar una propuesta lo suficientemente atractiva para el Ministerio”.

Por su parte, Noemí Otero asegura que esta noticia simboliza la “falta de interés” del equipo de Gobierno por desarrollar proyectos para la ciudad y apostar por la industrialización, y acusó a la alcaldesa de “mentir” en el pasado pleno municipal, en el que aseguró que “estaba al corriente” de la situación del proyecto y que la decisión sobre la ubicación no era inminente.

Otero señaló que mientras otras ciudades han trabajado para implementar sus propuestas, el Ayuntamiento “no ha movido un solo dedo” para llevar a cabo la suya, lo que pone de manifiesto el desinterés y la apatía de un Gobierno municipal “agotado y sin proyecto para la ciudad después de 18 años al frente de la ciudad”.

Desde Podemos-Equo, su portavoz Guillermo San Juan considera que Segovia “ha llegado tarde no por lo que se haya hecho en el último año, sino más allá, ya que se tendría que haber potenciado esta propuesta más allá de debates partidistas”. De este modo, acusó a PP y PSOE de “dejadez histórica” sobre este asunto, en la línea de otros asuntos como la pérdida de la Escuela de Enfermería o el uso del Hospital Policlínico, y aseguró que “nunca se ha luchado para proteger el futuro de la Base Mixta, sino que se ha aprovechado como arma arrojadiza de los grandes partidos, en las que se enzarzan en lugar de trabajar por la ciudad”.