alcalde accidental Quema de Medina
El alcalde de Medina del Campo regaló en agosto esta lámina antigua al entonces alcalde accidental de Segovia. / E. A.

No estaba el año para celebraciones y viajes. 2020 no propició los agasajos institucionales a la alcaldesa, Clara Luquero, como representante de la ciudad de Segovia.
El portal municipal de transparencia recoge que únicamente se registró un regalo, el que recibió el primer teniente de alcalde, Jesús García Zamora, el 21 de agosto en Medina del Campo, donde acudió como alcalde accidental invitado al acto conmemorativo de la V Quema de Medina, acontecimiento histórico ocurrido durante la revuelta de los comuneros de Castilla que une desde hace cinco siglos a las dos ciudades castellanas.

Se trató de un cuadro conmemorativo del que hizo entrega el alcalde de Medina, Guzmán Gómez, al concejal segoviano en recuerdo del hermanamiento entre ambas ciudades, durante un evento celebrado en Palacio Real Testamentario de la ciudad vallisoletana.

En el portal de transparencia municipal aparece registrado como “regalo de una lámina antigua del pueblo de Medina del Campo, de la Quema de la Villa de las Ferias, en defensa de la ciudad de Segovia”.

Lejos han quedado los años buenos, en regalos, en presentes, testimonios de agradecimiento a la ciudad y a su corporación municipal. El citado portal, que solo recoge información desde 2016, tras la aprobación por el pleno municipal de una moción de UPyD-Centrados en Segovia en este sentido, indica que ese año hubo en total ocho regalos, entre ellos alguno de origen exótico como una puerta dorada en soporte de marco de terciopelo, para apoyar como marco de fotos, de los participantes del ITI (International Theatre Institute), concretamente remitida por Mohamed Saif Al-Afkham, presidente del ITI de Emiratos Árabes Unidos, en Fujairah.

Al año siguiente, 2017, también ocho regalos, como un cuadro de madera, presente del Ayuntamiento de Paterna y obra de la ceramista Ana Martínez Delicado o una figurita de cerámica de Sargadelos, remitida por alumnos del Aula de Patrimonio del Colegio López Ferreiro, de Santiago de Compostela.

En 2018, sin embargo, solo hubo un regalo, navideño, por parte de Gas Natural, concretamente de su directora de negocio y el director de la Zona Norte de esta distribuidora energética, consistente en un libro: ‘Perú, patrimonio cultural y natural’.

En 2019 se recuperó un poco lo de regalar a la alcaldesa, con un total de cinco objetos: dos figuras, una de madera y otra de bronce, por parte de la Asociación de Barman de Canarias, un libro de arte ruso del embajador de Rusia en la UNESCO, el certificado de una fundación educativa enmarcado, así como una figura de bronce representando a un barquillero y a una mujer con el traje típico de Tatarstán y una chapa de plata con el dibujo de una cabra grabado, regalos de los grupos de danza de Chipre y Tatarstán, con motivo de la XXXII edición del Festival Internacional de La Esteva.