Esta inscripción, en la proximidad del pilón de San Lorenzo, recuerda el origen histórico de la concesión. / Kamarero
Esta inscripción, en la proximidad del pilón de San Lorenzo, recuerda el origen histórico de la concesión. / Kamarero

En el gobierno municipal ha sorprendido la respuesta que la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha remitido a El Adelantado de Segovia, donde recuerda que cuando se extinguió la concesión de la acequia de San Lorenzo en 2010 no hubo oposición “y en ningún momento” se alegó su carácter BIC ni por la comunidad de regantes ni por el Ayuntamiento. La alcaldesa, Clara Luquero, acompañada por los concejales de Patrimonio Histórico, Clara Martín, y de Obras, Infraestructuras y Servicios, Miguel Merino, en una rueda de prensa en la que participaba también el presidente de la Asociación de Vecinos de San Lorenzo, Félix Maroto, reiteró la posición clara del Ayuntamiento de Segovia en los últimos años de que la Cacera de Regantes de San Lorenzo es un Bien de Interés Cultural (BIC).

Luquero explicó, al igual que hiciera después Martín de forma más detallada, que “la cacera es BIC porque está dentro, como elemento indisoluble, del Paraje Pintoresco que tiene precisamente esa protección y es como la arteria principal que dignifica ese paisaje”.

En relación a las alegaciones al Plan Hidrológico del Duero, aunque la Confederación señala en su comunicado de prensa que “se ha respondido a la alegación presentada por el Ayuntamiento de Segovia”, la regidora y los ediles de su equipo sostuvieron que hasta ayer por la mañana en el registro municipal no había constancia de esa respuesta.

Por su parte, Merino, recalcó que, en contra de lo que sostiene la CHD, al decir que “los regantes de la cacera no han presentado ninguna alegación” al citado documento, le consta que sí lo hicieron el 10 de diciembre de 2021, doce días antes que la alegación presentada por el consistorio segoviano.

“Incoherencia”

El edil socialista ha sido especialmente duro con las declaraciones de la Confederación a este diario y ha subrayado “hasta que punto llega en la incoherencia, que por una parte habla sobre que está en desuso —la acequia— y por otro abre expedientes sancionadores porque se está usando ese agua; entonces ¿en qué quedamos?”.

Dureza que ya se trasladó en la alegación municipal al Plan Hidrológico, donde se señala que “se procedió de manera irregular y antijurídica, basándose en una demostrada falsedad de los hechos, a la extinción de la concesión del agua”.

En este sentido, en abril del año pasado, el representante legal de la comunidad de regantes, Emilio Fuentetaja, informó en El Adelantado de que lo que destapó esa extinción de la concesión de agua en 2010 fue la denuncia de un particular “a quien le entró agua de una de las huertas”.

Pero esa extinción tiene su base en un error, según el letrado, que califica de “barbaridad” la resolución de la CHD de 2010 ya que llega a afirmar que “las huertas están todas edificadas”. Señala que tanto el Plan General de Ordenación Urbana de Segovia como el Plan Especial de Áreas Históricas de Segovia (PEAHIS) prohíben la construcción en las huertas como “zona especialmente protegida”. Fuentetaja recalca, además, que esa resolución no se comunicó formalmente a los interesados, que no la conocieron en su momento, ya que se llevó a cabo mediante edictos.

El origen de este error está en que la inscripción del aprovechamiento de aguas por la Comunidad de Regantes para riego incluye también su uso para accionar una turbina de la antigua Fábrica de Loza ‘La Segoviana’, o de Los Vargas, en el mismo barrio de San Lorenzo, una medida que se llevó a cabo en virtud de un acuerdo entre los regantes y los propietarios de la factoría que se oficializó mediante un acta notarial el 23 de marzo de 1920.

A partir de ahí, la extinción de ese derecho ha llevado a la tramitación de sanciones a la comunidad de regantes por mantener la cacera de riego.

Por su parte, Clara Martín, reiteró que tanto el Ayuntamiento como los regantes han alegado que la Cacera de Regantes de San Lorenzo es parte indisoluble del Paraje Pintoresco declarado en 1947 y, por lo tanto, es un BIC en virtud de la Ley de Patrimonio Cultural de Castilla y León. “Sorprende que la Confederación diga que no alegamos la condición de BIC; la cacera no lo es en sí misma sino como parte del Paraje Pintoresco y, aunque es verdad que esa figura no está expresamente definida en la Ley de Patrimonio Cultural como protección de BIC, sí hay una disposición adicional que considera que los parajes pintorescos están asimilados dentro de la categoría BIC”.

Consenso

En cualquier caso, la concejala de Patrimonio Histórico ha anunciado que “en los próximos días” los responsables municipales se coordinarán con los de la comunidad de regantes “sobre todo en torno a estas últimas declaraciones de la Confederación” para intentar una visita de sus propios técnicos, así como también de técnicos de la Junta de Castilla y León en materia de patrimonio cultural, “que nos acompañen para ver si hay forma de llegar a un consenso”.

Asociación de Vecinos

Félix Maroto, presidente de la Asociación de Vecinos ‘La Parrilla’, del barrio de San Lorenzo, ha explicado que la directiva de este colectivo vecinal está al tanto de todo lo ocurrido con la concesión extinguida del acequia o Cacera de Regantes y está apoyando a estos últimos desde el primer momento. “Nosotros no entramos en cuestiones técnicas pero estamos dispuestos a adoptar cualquier medida que ellos consideren y a apoyarles en sus demandas”, insistió Maroto en rueda de prensa.

En marzo del año pasado, esta asociación reclamó la declaración de BIC para esta cacera que atraviesa el barrio, supone uno de los principales signos de identidad de este arrabal segoviano y, por ende, un elemento “primordial” a conservar por el conjunto de las administraciones y por la ciudadanía.